CIUDAD DE MÉXICO — María Elena Ríos tiene sentimientos encontrados sobre su saxofón: una vez culpó al instrumento por llevarla al borde de la muerte, pero también fue su salvación.

Ríos, de 29 años, creía que su carrera como música y su devoción por el saxofón fue lo que llevó a su ex novio, un político influyente, a contratar a los hombres que le rociaron la cara y el cuerpo con ácido, desfigurándola. Más tarde, se enteró de que él simplemente no podía aceptar que ella rompiera su relación.

Algunos de los agresores y el exnovio están en prisión, pero Ríos aún tuvo que aceptar su instrumento. Su amor por el saxofón, en última instancia, ayuda a curar las cicatrices psicológicas dejadas por el ataque aterrador.

“Nos estamos reconciliando, poco a poco”, dijo Ríos sobre el instrumento musical. “Lo odiaba porque pensaba que era el responsable” del ataque de 2019 en el estado de Oaxaca, en el sur de México. Ha actuado en vivo desde entonces, pero todavía usa una máscara que cubre la parte inferior de su rostro.

“A mi maltratador le molestaba mucho que yo fuera músico”, cuenta Ríos, “porque decía que los músicos éramos vagabundos, pobres, que solo nos drogábamos y que cuando iba a conciertos, probablemente iba a orgías».

El expolítico que presuntamente ordenó el ataque se encuentra recluido en prisión en espera de juicio, al igual que otros dos hombres, pero otro sigue prófugo.

María Elena Ríos, sobreviviente de un ataque con ácido, en el Monumento a la Mujer en Lucha, en la Ciudad de México, 4 de febrero de 2023. Ríos.Ginette Riquelme / AP

Mientras tanto, Ríos se ha sumado a un movimiento que pide penas más duras para los ataques con ácido y dice que el saxofón es su «espada» en esta batalla por las víctimas.

Los legisladores de la Ciudad de México han propuesto un proyecto de ley que lleva su apodo, «Malena», que clasificaría los ataques con ácido como un delito separado y grave equivalente al intento de feminicidio. Actualmente, se tratan como agresión común o lesiones corporales.

Los ataques con ácido son más comunes en el sur de Asia, pero también se han documentado en muchas otras partes del mundo, incluida América Latina.

La Fundación Carmen Sánchez, lanzada en 2021 para denunciar el problema en México, informa que datos gubernamentales de salud de 2022 sugieren que más de 100 mujeres fueron atacadas con químicos o algún tipo de agente corrosivo, aunque solo 28 fueron denunciadas a las autoridades.

Ríos recuerda haber tenido que elegir, a la edad de 9 años, entre jugar fútbol e integrarse a uno de los grupos musicales que son una actividad comunitaria popular en los pueblos rurales de Oaxaca.

“Ya no soy ella. Ya no soy la hermosa joven que tocaba el saxofón”, dijo Ríos. “Hoy puedo decir que me vi obligada a convertirme en defensora de mis propios derechos y defensora de los derechos de otras mujeres sobrevivientes”.

María Elena Ríos
María Elena Ríos limpia su saxofón al final de un ensayo en la facultad de música de la Universidad Nacional Autónoma de México, en la Ciudad de México, el 14 de febrero de 2023. Ginette Riquelme / AP

Estuvo hospitalizada durante cinco meses después del ataque y todavía recuerda la tristeza en los ojos de sus padres cuando se despertó en el hospital.

Ahora toma clases de música en la Ciudad de México, donde se ha refugiado desde el ataque. El gobierno federal le proporcionó guardaespaldas porque su atacante era rico e influyente.

Ríos dijo que ella y su familia fueron hostigados antes del ataque, cuando ella intentó romper la relación. Ella dice que el acoso continúa y que vive en constante temor por su vida.

El hombre acusado de ordenar el ataque, Juan Manuel Vera Carrizal, era un diputado y empresario local. Se declaró inocente y sus abogados niegan cualquier implicación.

Aunque fue encarcelado y expulsado de su partido político en 2020, Ríos dice que todavía tiene influencia.

En enero, estuvo a punto de quedar en libertad bajo arresto domiciliario después de que un juez intentara reclasificar el delito, aplicando las reglas de un delito menor. Pero debido a que su caso atrajo la atención nacional, el intento fracasó.

La música es ahora un refugio para Ríos. «Cuando empiezo a armar mi saxofón, siento que me estoy poniendo en su lugar», dice ella.

El año pasado le pidieron que actuara en el escenario por primera vez después del ataque. Fue en el festival anual de música Vive Latino en la Ciudad de México con la banda de rock Maldita Vecindad.

Ella dice que la hizo sentir «eterna».