Autoridades en Brasil informan que seguirán adelante con el proyecto qu’establecería una presencia policial permanente en las favelas de Río de Janeiro, para pesar la muerte de un comandante policial.