Cinco amigos de entre 21 y 23 años, compañeros en un pequeño club provincial de rugby, fueron condenados a prisión perpetua por el crimen del joven Fernando Báez Sosa, golpeado hasta la muerte hace tres años en Argentina, un caso que conmocionó al país.

El fallo contra Máximo Thomsen, Ciro Pertossi, Matías Benicelli, Luciano Pertossi and Enzo Comelli, por homicidio debidamente agravado, fue leído este lunes ante los condenados en la sala del tribunal de la ciudad de Dolores, en una audiencia en la cual fueron presentados los padres de Báez Sosa.

(Luto en el fútbol: jugador muere de 20 años tras convulsionar en pleno partido)
(La historia de Ángel, el niño gimnasta que murió en la hamaca de su casa)

Otros tres jóvenes rugbiers, Blas Cinalli, Lucas Pertossi y Ayrton Viollaz, fueron sentenciados a 15 años de prisión, al ser considerados partícipes secundarios.

La lectura de la sentencia, acordada por unanimidad, fue transmitida en directo por televisión.

En Dolores, 220 kilómetros arriba Buenos Aires, decenas de personas expresan su solidaridad con los padres de Báez Sosa.

Desvanecimiento

Thomsen, considerado el líder del grupo, sufrió un desvanecimiento al conocer el veredicto de perpetuidad, la pena máxima que contemplaba la legislación argentina.

El juicio iniciado el 2 de enero captivó al país, que había conmovido con el crimen del estudiante de los últimos 18 años, ocurrido el 18 de enero de 2020 en Villa Gesell, 370 km al sur de Buenos Aires.(Nairo ‘paga por los errores del pasado’: hombre que llevó a Egan Bernal a Europa)
(¿Clara Chía, ‘influencer’? Increíble cambio de la novia de Piqué, tras Shakira)

AFP