TAIPEI, Taiwán — Una delegación de legisladores estadounidenses se reunió el martes con el presidente de Taiwán, quien prometió profundizar la cooperación militar entre las dos partes a pesar de las objeciones de China, que reclama la isla como su propio territorio.

El grupo fue una de las muchas delegaciones estadounidenses que la presidenta Tsai Ing-wen ha recibido en los últimos años, incluso cuando Beijing ha intensificado el acoso diplomático y militar a Taiwán.

China ha respondido a las visitas extranjeras organizando ejercicios militares a gran escala que algunos consideran un ensayo para un bloqueo o una invasión. Beijing no ha descartado usar la fuerza para unir a Taiwán con China continental, aunque los bandos han estado separados desde la guerra civil de 1949, y la mayoría de los taiwaneses prefieren mantener el statu quo de la independencia de facto.

Tsai agradeció a los legisladores por asistir y dijo que era una oportunidad para profundizar la cooperación en curso en el diseño y fabricación de chips semiconductores, energía renovable y redes móviles 5G de próxima generación.

“Taiwán y Estados Unidos (continuarán) fortaleciendo los intercambios militares. En el futuro, Taiwán cooperará aún más activamente con Estados Unidos y otros socios democráticos para enfrentar desafíos tan audaces como el expansionismo autoritario y el cambio climático”, dijo Tsai.

Las tensiones entre Estados Unidos y China aumentaron después de que Washington derribara un presunto globo espía chino que, según Beijing, era un globo meteorológico no tripulado. Las dos partes también están en desacuerdo sobre la guerra en Ucrania, y el secretario de Estado, Antony Blinken, advirtió el domingo que Beijing podría considerar suministrar armas a Rusia para la guerra.

Taiwán sigue siendo un punto crítico. Wang Yi, el principal funcionario de política exterior del Partido Comunista Chino, dijo el fin de semana que Taiwán «nunca ha sido un país y no lo será en el futuro».

“Estamos aquí para afirmar los valores compartidos entre Estados Unidos y Taiwán: un compromiso con la democracia, un compromiso con la libertad”, dijo el representante de California, Ro Khanna. “Estados Unidos, bajo el liderazgo del presidente Biden, busca la paz en la región”.

A él se unen los representantes Tony Gonzales de Texas, Jake Auchincloss de Massachusetts y Jonathan Jackson de Illinois. El grupo se reunió con sus homólogos legislativos el lunes, así como con el fundador de Taiwan Semiconductor Manufacturing Company, Morris Chang.

Khanna también rindió homenaje al expresidente Jimmy Carter, quien recientemente ingresó a cuidados paliativos. Era presidente cuando el Congreso aprobó la Ley de Relaciones con Taiwán, según la cual Estados Unidos debe garantizar que Taiwán pueda defenderse.