Después de aumentar brevemente en medio de los cierres por la pandemia, la tasa de propiedad de vivienda de EE. UU. se estabilizó en torno al 66%un sólido aumento desde el mínimo del 63% alcanzado en 2016 después de la Gran Recesión.

Sin embargo, durante la última década, la brecha de propiedad de vivienda entre estadounidenses negros y blancos se ha ampliado a un máximo de 10 años, según un comunicado de prensa del jueves de la Asociación Nacional de Agentes Inmobiliarios (NAR).

De 2011 a 2021, el año más reciente citado por la asociación, la tasa de propiedad de vivienda de los afroamericanos aumentó menos de medio punto porcentual, del 43,6 % al 44 %. Para los estadounidenses blancos, la tasa aumentó alrededor de 3 puntos porcentuales, de alrededor del 70 % al 72,7 %.

La brecha del 29% representa la mayor disparidad racial en la propiedad de vivienda en 10 años, frente al 26% en 2011.

«Desafortunadamente, los increíbles desafíos de asequibilidad del año pasado han afectado a los compradores de viviendas de minorías más que a los compradores blancos», dijo Jessica Lautz, economista jefe adjunta y vicepresidenta de investigación de NAR, en un comunicado. “Los compradores negros tienen más probabilidades de ser compradores por primera vez, que son más sensibles a los cambios en las tasas de interés de las hipotecas, mientras que los compradores blancos tienen más probabilidades de tener valor acumulado en la vivienda al que recurrir cuando ‘están en un negocio inmobiliario’.

De hecho, las medidas de asequibilidad han alcanzado sus peores niveles registrados, debido al aumento de las tasas hipotecarias en los últimos meses y al aumento vertiginoso de los precios de la vivienda en los últimos años. Según NAR, los compradores ahora necesitan ganar más de $100,000 al año si quieren comprar una casa al precio medio dentro de su presupuesto.

Los afroamericanos también continuaron teniendo las tasas de denegación de hipotecas más altas de cualquier grupo racial, según los datos de la Ley de Divulgación de Hipotecas para Viviendas citados por NAR. Al veinte por ciento de los solicitantes de préstamos que son negros se les niegan las hipotecas, en comparación con aproximadamente el 11% de los solicitantes blancos. Y el 51% de los préstamos para mejoras del hogar solicitados por propietarios negros son rechazados.

Al comparar el ingreso que califica para comprar una casa típica con el ingreso familiar promedio del arrendatario, la Asociación Nacional de Agentes Inmobiliarios estima que, si bien el 17 % de los arrendatarios blancos actualmente pueden permitirse comprar una casa de precio promedio: $467,700 en la última medición – solo el 9% de los inquilinos negros en todo el país pueden hacer lo mismo.

Otros grupos raciales han visto ganancias más sustanciales durante la última década. La tasa de propiedad de vivienda para los hogares asiáticos estadounidenses aumentó en casi 5 puntos porcentuales, a un récord de 62,8 % en 2021. Y la tasa de los hogares hispanoamericanos aumentó en más de 4 puntos porcentuales durante la década, a 50,6 %.

Una de las principales razones del bajo rendimiento de los hogares negros en términos de propiedad de vivienda es la caída de los ingresos, aunque es poco probable que esta sea la única explicación. El hogar de comprador de vivienda negro promedio tenía un ingreso anual promedio de $ 80,000, en comparación con $ 85,000 para los hogares blancos.

Mientras tanto, el 8% de los compradores negros dijeron que habían experimentado discriminación en una transacción de bienes raíces. la tasa más alta entre los grupos raciales.

«Incluso entre los compradores de vivienda exitosos, los estadounidenses negros tienen ingresos familiares más bajos, lo que reduce el conjunto de inventario disponible que pueden pagar y hace que su camino hacia la propiedad de vivienda sea aún más difícil en este entorno de inventario de vivienda limitado», dijo Lautz.