Nunca España ha recibido tantos turistas extranjeros. Un total de 85,1 millones de viajeros llegaron el año pasado, un récord histórico, según las cifras publicadas este viernes por el Instituto Nacional de Estadística (INE) y que confirman las previsiones del Gobierno. El País Vasco, Cantabria y Asturias fueron los destinos que más crecieron respecto a 2019, y también en el último año, lo que reafirma al norte como destino que está ganando atractivo en verano como refugio turístico contra las olas de calor. El gasto total ascendió a 108.662 millones de euros, un 25% más que el año pasado, y la mayor cifra registrada hasta ahora, lo que consolida el turismo como la principal locomotora de la economía española.

La afluencia de turistas no es el único indicador del estado de salud del sector —los hoteleros siempre dicen que prefieren menos clientes y con un mayor presupuesto para sus viajes, porque resultan más rentables—, pero las llegadas de extranjeros son una de las referencias para medir el nivel de actividad. Y el récord del año pasado puede suponer que España supere por primera vez a Francia como principal receptor de turismo extranjero (todavía no hay datos oficiales pero las autoridades galas estiman que 2023 llevaron 82 millones de viajeros) y ha reavivado el debate sobre los límites del turismo y su sostenibilidad social y medioambiental, sobre todo en los destinos más saturados.

La extraordinaria recuperación del turismo tras la pandemia se reparte por todo el país. En 2023, destacan tres comunidades del norte: un total de 384.176 turistas extranjeros llegaron a Asturias en 2023, un 38% más que el año anterior y un 21% por encima de 2019; a Cantabria llegaron 444.098 viajeros, un 37% más que en 2023 y un 13% por encima de 2019; y al País Vasco viajaron 2,03 millones, un 31% más que el año pasado y un 26% más que en 2019.

El incremento de los viajeros que eligen para sus vacaciones el norte de España coincide con un aumento de las temperaturas en verano, que sobre todo han afectado a la costa mediterránea, aunque esa mayor presencia de turistas extranjeros no se ha traducido de momento en una menor afluencia a otras comunidades. Casi todos los grandes destinos tradicionales del turismo extranjero han incrementado el número de turistas extranjeros desde 2019, año de referencia porque es cuando se registró el anterior récord, justo antes de la pandemia que paralizó durante dos años los viajes. Destacan la Comunidad Valenciana, que recibió en 2023 un 10% más de viajeros que antes de la pandemia, hasta 10,5 millones; Andalucía, que registró 12 millones de turistas, un 1% por encima de antes de la pandemia; Baleares, con 14 millones, un 5% más que en 2019; Canarias, con casi 14 millones, un 6% más; Galicia, con 1,64 millones, un 1% más; y Madrid, con 7,8 millones, un 3% más.

Hay una notable excepción. Cataluña sigue por debajo de los niveles de 2019, un 7% por debajo, con 18 millones. La prohibición de los viajes de turistas desde Rusia es uno de los principales motivos, aunque en 2023 la comunidad fue una de las que más creció, un 21% respecto a 2022, y se mantiene como el destino que recibe más turistas. Después de Cataluña, las comunidades con más viajeros internacionales son Baleares y Canarias.

¿De dónde vienen los turistas? Los principales países de residencia de los turistas que visitaron España durante 2023 fueron el Reino Unido, Francia y Alemania, los grandes mercados tradicionales. Tanto el turismo alemán como el británico, los grandes motores del sector, siguen por debajo de los niveles de 2019, un 3% por debajo Alemania y un 4% por debajo el Reino Unido. Francia sí ha logrado mejorar aquellos resultados en un 6%. En Europa también destacan Países Bajos (un 11% por encima de 2019), Irlanda (14%), Italia (7%), Bélgica (un 8%) y Turquía (25%). Fuera de Europa los que más destacan con los turistas procedentes de México, Chile y Venezuela, que han crecido un 66%, 43% y 48% más que en 2019. Más al norte, Estados Unidos está un 17% por encima y Canadá un 46%.

La actividad turística se ha convertido en uno de los impulsores de la economía española y, de momento, no da signos de cansancio. Ni la desaceleración ni el golpe que ha supuesto para los hogares la inflación y la subida de las hipotecas han tumbado las buenas expectativas para este año, mientras que el sector avanza hacia una mayor desestacionalización. La actividad supuso un 12,8% del PIB en 2023, el máximo de la serie histórica y equivalente a 186.596 millones de euros, según los cálculos de Exceltur, la asociación que reúne a una treintena de grandes empresas turísticas. El crecimiento en el conjunto del año fue del 13,1% y se repartió de forma intensa entre todos los meses del año, incluido el último trimestre, más allá de la temporada alta. Así, el turismo explica un 70% del crecimiento real de la economía española.

Los que más y menos gastan

El gasto sigue disparado y bate récords por segundo año consecutivo, por la fortaleza de la demanda y las subidas de precios de hoteles, aerolíneas y hostelería. El gasto total realizado por los turistas no residentes en España durante el año 2023 fue de 108.662 millones de euros, lo que supuso un aumento del 24,7% respecto al de 2022. Si se compara esta cifra con 2019, el gasto total fue un 18,2% superior. Los turistas que mayor caso diario tiene son los procedentes de China (2.958 euros) y en Europa, los nórdicos (1.455 euros).

Sigue toda la información de Economía y Negocios en Facebook y X, o en nuestra newsletter semanal

La agenda de Cinco Días

Las citas económicas más importantes del día, con las claves y el contexto para entender su alcance.

RECÍBELO EN TU CORREO

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites

_