DHEISHEH, Cisjordania ⁠—La tradición palestina dicta que solo los hombres llevan a los muertos a sus tumbas. Sin embargo, Suhad Khamour, angustiada, agarró las manijas de una plataforma negra que transportaba el cuerpo de su hijo menor.

Por unos momentos, encabezó el cortejo fúnebre de Amr, de 14 años, quien, según los palestinos, murió por una bala israelí durante una redada en el campo de refugiados de Dheisheh. A su alrededor, los dolientes llenaron la calle dentro del campamento en Cisjordania ocupada por Israel, justo al sur de Belén.

“Él era mi brazo derecho”, dijo Khamour más tarde a NBC News mientras estaba sentada rodeada de mujeres que ofrecían oraciones y condolencias en el patio de la casa familiar el martes pasado. La afligida madre de cuatro hijos, de 48 años, llevaba un collar con la imagen de Amr.

“Antes me apoyaba en él para todo”, dijo sobre el chico que amaba el fútbol y el baile. Dabkeuna danza folklórica levantina.

Alrededor de Khamour, carteles grandes y pequeños de una variedad de organizaciones e instituciones palestinas declararon mártir a Amr. Al menos uno con la insignia rojiblanca del Frente Popular para la Liberación de Palestina, grupo terrorista designado por los Estados Unidosllamó a los palestinos a «morir solo bajo una lluvia de balas».

Suhad Khamour se sienta con mujeres que ofrecen sus condolencias en Dheisheh, en las afueras de Belén.Noticias BNC

La muerte de Amr es la última de una creciente ola de violencia en la región. El año pasado, 146 palestinos fueron asesinados por las fuerzas israelíes en Cisjordania y Jerusalén Este, el número más alto desde 2004 durante una ola de intensa violencia conocida como la Segunda Intifada, o levantamiento palestino, según el grupo israelí de derechos humanos. B’Tselem.

Entre los asesinados el año pasado había cinco mujeres y 34 niños. Cinco civiles palestinos fueron asesinados por civiles israelíes, según el informe B’Tselem, que es con base en una investigación independiente que incluyó testimonios y pruebas recabadas por agentes de campo, imágenes, medios de comunicación y redes sociales.

En 2022, 29 personas fueron asesinadas por palestinos en Israel, Jerusalén Este y Cisjordania, según Ministerio de Relaciones Exteriores de Israel. Veintitrés civiles ⁠, incluido un niño ⁠, y seis miembros de las fuerzas de seguridad israelíes murieron.

El regreso de Benjamin Netanyahu al frente de un gobierno considerado el más ultraderechista de Israel alimenta los temores de un aumento de la violencia.

En lo que va de año, 18 palestinos, civiles y combatientes, han muerto, según el Ministerio de Salud palestino. Amr es uno de los cuatro niños palestinos que han sido asesinados este mes.

En un comunicado, las Fuerzas de Defensa de Israel dijeron que Amr murió en un “disturbio violento” el 16 de enero, en el que presuntamente varias personas arrojaron piedras, explosivos y cócteles Molotov. Las fuerzas de seguridad respondieron con munición real y otras tácticas, agregó, aunque no confirmó que una bala israelí matara al adolescente.

Un portavoz del Departamento de Estado dijo el lunes que los funcionarios están «profundamente preocupados por el deterioro de la situación de seguridad en Cisjordania» y están monitoreando de cerca la violencia reciente.

“Este año se ha visto un fuerte y alarmante aumento de muertes y heridos palestinos, incluidos muchos niños”, dijeron. “Se deben tomar medidas urgentes para evitar una pérdida de vidas aún mayor y calmar las tensiones en Cisjordania.

El enviado de paz de las Naciones Unidas para Oriente Medio, Tor Wennesland, también advirtió sobre la continuación de la violencia, que se produce en medio de crecientes tensiones políticas y un proceso de paz estancado.

“Me horroriza especialmente que los niños sigan siendo víctimas de la violencia. Los niños nunca deben ser objeto de violencia o daño”, dijo el miércoles.

Israel acusa a los palestinos ya algunos organismos internacionales, como la ONU, de exagerar las bajas palestinas y de no informar y discriminar a las bajas israelíes. El embajador de Israel ante la ONU, Gilad Erdan, dijo el miércoles en Nueva York que “también fue el año con la mayor cantidad de ataques terroristas contra israelíes en una década”, refiriéndose a 2022.

Khamour llegó a la Sociedad Árabe de Rehabilitación de Belén, una organización no gubernamental local que brinda servicios médicos, a donde habían llevado a su hijo después de la redada israelí. Estaba preocupada pero todavía esperanzada ⁠—según la vid del campo de refugiados, Amr había recibido un disparo en el hombro durante el enfrentamiento con los soldados.

Pero entonces Khamour vio un «mar de rojo» y sangre brotando de la nariz de Amr. Sabía que su hijo se estaba muriendo.

“Le dije que todavía lo necesitaba. Le pedí que viniera a casa conmigo y que todavía tenemos muchas tareas por hacer”, dijo. «Pero siguió sangrando».

Pronto Amr estuvo muerto.

Los dolientes se reúnen alrededor del cuerpo de Amr Khamour, un palestino de 14 años, durante su funeral en Belén, Cisjordania, el 16 de enero.
Los dolientes se reúnen alrededor del cuerpo de Amr Khamour durante su funeral. Mahmoud Illéan / AP

Los padres de Amr negaron que su hijo hubiera arrojado cócteles molotov o estuviera involucrado en los enfrentamientos con soldados israelíes. Aunque Dheisheh está nominalmente bajo pleno control palestino, las fuerzas de seguridad israelíes llevan a cabo redadas y arrestos dentro del campo, que tiene una población de unos 15.000.

En una declaración compartida en Gorjeo, El consulado británico en Jerusalén ha pedido a las autoridades israelíes que lleven a cabo una «investigación rápida y transparente» tras el tiroteo del adolescente. El ejército israelí también dijo que estaba investigando las circunstancias que rodearon el asesinato de Amr.

Después de varios ataques contra israelíes el año pasado y la escalada de tensiones entre israelíes y palestinos, el ejército israelí ha llevado a cabo frecuentes redadas en pueblos y aldeas palestinas.

La violencia se produce en medio de tensiones por la larga campaña de los palestinos por un estado independiente en Cisjordania, la Franja de Gaza y Jerusalén Este, que fueron capturados por Israel en la guerra árabe-israelí de 1967. Gran parte del mundo considera que Cisjordania está ocupada, Israel lo considera un territorio en disputa y ha construido docenas de asentamientos que ahora albergan a unos 500.000 colonos judíos. La anexión de Jerusalén Este por parte de Israel tampoco es reconocida por la mayoría de los países.

El padre de Amr, Khaled Khamour, ya está preocupado por sus últimos tres hijos.

«Escuchamos disparos todos los días», dijo. Aquí no tenemos seguridad.

“Era un prisionero y no quiero que mis hijos sufran como yo”, agregó Khaled Khamour. “Nuestros hijos tienen derecho a tener una vida normal”.

Lawahez Jabari informó desde Dheisheh, Paul Goldman desde Tel Aviv y Aina Khan desde Londres.

Por admin