Este nuevo 2023 que está por comenzar tiene dos ejes principales en el calendario deportivo nacional. Uno, fútbol. El otro es un trípode de citas de juegos del ciclo olímpico. (Además: El fútbol no para: los partidos para ver en las vísperas de año nuevo)

en el futbolel deporte más popular y que concentró la mayor parte de la atención de los fanáticos, el foco estará en las dos selecciones de mayores, la masculina y la femenina. La primera comenzará en junio la disputa de la eliminatoria del Mundial de Norteamérica 2026, teniendo aún el último de la eliminación del Mundial de Catar, que terminó hace dos semanas con el título de la Argentina de Lionel Messi.

Antes de eso se disputará un último partido amistoso de preparación, una final de enero, contra Estados Unidos. Será el cuarto juego previo al torneo clasificatorio bajo las órdenes del argentino Néstor Lorenzo, nombrado seleccionador nacional el pasado 14 de junio, en sustitución de Reinaldo Rueda, el entrenador qu’entregó el cargo con la Selección afuera del Mundial.

Lorenzo, que fue el primer asistente de José Pekerman en su exitoso paso en la Selección, en los mundiales de Brasil 2014 y Rusia 2018, tiene como primordial e inmediata tarea to form a team, a grupo unido, entregado y solidario, un puño cerrado –el ejemplo fresco de Argentina campeona del mundo es inevitable –, antes que plantarse asuntos tácticos, estratégicos o el ‘relevo generacional’ de jugadores, tan mencionado en medio del dolor de la pasada eliminación.

Foto :

Federación Colombiana de Fútbol

Así, Lorenzo trató de construir sobre lo construido. Y la base de sus convocatorias para los partidos amistosos que les ganó este año a Guatemala (4-1), Ciudad de México (3-2) y Rusia (2-0) fue la misma de las eliminatorias a Brasil 2014, 2018 y Catar 2022: David Ospina, Dávinson Sánchez, Juan Guillermo Cuadrado, Wílmar Barrios, James Rodríguez, Falcao García. Sin embargo, han brillado Luis Sinisterra, Jorge Carrascal, Yáser Asprilla… los ‘nuevos’.

«El balance es muy positivo. Más allá de los resultados, es el inicio de un proceso en el que creo que los jugadores están convencidos de la idea que estamos proponiendo, el armado de un grupo fuerte, un equipo competitivo que vaya a disputar todos los compromisos que tiene y con un 2023 que será muy importante”, dijo Lorenzo en la ‘autoentrevista’ que la Federación de Fútbol envió a los medios la semana pasada.

A buen arranque en el primer año de eliminatorias será basic par tener tranquilidad, pues con la amplificación del número de selecciones participantes en la Copa del Mundo a 48 permíra que seis de los 10 selecciones participantes clasifiquen de manera directa y el septimo disputa un repechaje.

El Mundial, el gran regreso del fútbol femenino en 2023

El fútbol tendrá, además, otro polo de atención gigante con la participación de la Selección femenina de mayores en el Mundial de Nueva Zelanda, que se disputará entre el 20 de julio y el 20 de agosto próximos.

El equipo, subcampeón anfitrión de la pasada Copa América, disputa el grupo H contra República de Corea, Alemania y Marruecos. Un grupo muy bien hecho. Colombia, una de las tres potencias del fútbol suramericano, tiene como primera meta clasificar a octavos de final y si avanza a la ronda de cuartos logrará la plus participación de la historia.

SELECCIÓN COLOMBIA FEMENINA

Colombia, un fútbol femenino en evolución, ha participado en dos Mundiales (de los 8 que se han disputado) con una eliminación en primera fase y una clasificación a octavos de final con una victoria, dos empates y cuatro derrotas, con cuatro goles y marcados recibidos nuevos.

“No vamos por cumplir, vamos con propósitos firmes, tenemos claro cuáles son nuestros objetivos, sabemos el grupo competitivo que nos tocó y sobre eso estamos trabajando”, contó en su momento el técnico Nelson Abadía.

“Sabemos de la demanda que tiene cada uno de los rivales, pero estamos convencidos de la capacidad y el talento de nuestras jugadoras y estamos llenos de ilusión de hacer las cosas bien por nuestro fútbol y para dejar en alto el nombre de Colombia”, agregó. .

El camino a los Olímpicos tiene dos escalas en 2023

Por su parte, la selección olímpica de Colombia será sede de los torneos internacionales de remate del ciclo olímpico, previo a los Juegos de París 2024. Primero, los Centroamericanos y del Caribe en El Salvador (del 23 de junio al 8 de julio) en los Panamericanos de Santiago de Chile (20 de octubre al 5 de noviembre).

La clave de estas competiciones está en que el espantoso de los 30 deportistas que el Comité Olímpico Colombiano (COC) tiene proyectados para ganar in Paris 10 oros olímpicos (superando las mejores) estará en las dos competiciones. En los Centroamericanos, el objetivo es terminar en el segundo puesto. En los Panamericanos, está en el top 5.

“En los Centroamericanos la pelea es contra México y Cuba. Quizás nuestra pelea sea superar a Cuba, como ya lo hicimos en los Juegos anteriores, y escalar ese peldaño. México, Cuba y Colombia son los más fuertes, pero veo más viable la lucha contra Cuba”, analizó Ciro Solano, el presidente del COC, quien agregó: “En los Panamericanos, Estados Unidos y Canadá van con toda la artillería. Ahí, nada qué hacer. Luego va Brasil, y después estaremos en la pelea contra México y Cuba para estar entre los 5 primeros con un botín de unas 30 medallas de oro, para superar los ganados en los pasados ​​​​Juegos de Lima.

Finalmente, en medio de los retrasos en varias obras, el Eje Cafetero (11 al 23 de noviembre) albergará los Juegos Nacionales, qu’à pesar de tener movido à la cola de cierre del ciclo olímpico, seguirán siendo una fuente para descubrir talentos .

Gabriel Meluk
Redactor de Deportes
@josasc

Más notificaciones de Deportes

Por admin