YAKARTA, Indonesia (AP) — Rebeldes separatistas en la agitada provincia indonesia de Papua publicaron fotos y videos el martes de un hombre que creen que es el piloto de Nueva Zelanda que tomaron como rehén la semana pasada.

El piloto de la aerolínea indonesia Susi Air, Phillip Mark Mehrtens, de Christchurch, fue secuestrado por combatientes independentistas del Ejército de Liberación de Papúa Occidental, el brazo armado del Movimiento de Papúa Libre, que asaltaron su avión monomotor poco después de aterrizar en una pequeña pista de aterrizaje en Paro en el remoto distrito de Nduga.

Los rebeldes separatistas de Papúa posan para una foto con un hombre que creen que es el piloto neozelandés Phillip Mark Mehrtens en un lugar no revelado en la provincia de Papúa, Indonesia. Ejército de Liberación de Papúa Occidental / vía AP

El avión, con cinco pasajeros, debía recoger a 15 trabajadores de la construcción que estaban construyendo un centro de salud en Paro después de que un grupo de rebeldes separatistas liderados por Egianus Kogoya amenazaran con matarlos, dijo la jefa de distrito de Nduga, Namia Gwijangge.

«Nuestro plan de evacuar a los trabajadores enfureció a los rebeldes, que respondieron incendiando el avión y secuestrando al piloto», dijo Gwijangge, que era uno de los pasajeros. «Lamentamos profundamente este incidente».

El aire es la única forma práctica de acceder a muchas partes de la región montañosa.

Los rebeldes liberaron a los cinco pasajeros porque son indígenas papúes, dijo anteriormente el portavoz rebelde Sebby Sambom.

Sambom envió videos y fotos a The Associated Press el martes que muestran a un grupo de hombres armados, encabezados por Kogoya, prendiendo fuego al avión en la pista. Sentado en la cabina del avión, Kogoya dijo que tomaron como rehén al piloto como parte de su lucha “para liberar a Papúa” de Indonesia.

Otro video mostraba a un hombre identificado como Mehrtens parado en un bosque rodeado por un grupo de personas armadas con pistolas, lanzas y arcos y flechas. En un tercer video, los rebeldes le ordenaron al hombre que dijera: «Indonesia debe reconocer que Papúa es independiente».

«Lo tomé como rehén por la independencia de Papua, no por comida o bebida», dijo Kogoya en el video con el hombre parado a su lado. «Él estará a salvo conmigo mientras Indonesia no use sus armas, ya sea en el aire o en tierra».

El ministro coordinador de Asuntos Políticos, de Seguridad y Legales, Mohammad Mahfud, dijo que el gobierno estaba haciendo todo lo posible para persuadir a los rebeldes de que liberaran a Mehrtens «porque la prioridad es la seguridad del rehén».

“Tomar a civiles como rehenes por cualquier motivo es inaceptable”, dijo Mahfud en un comunicado en video el martes por la noche. Dijo que la persuasión es el mejor método para mantener a salvo a los rehenes, pero «el gobierno no descarta otros esfuerzos».

Subrayó la opinión del gobierno de que Papua es parte de Indonesia.

«Papúa seguirá siendo para siempre una parte legítima del estado unitario de la República de Indonesia», dijo Mahfud.

El Ministerio de Relaciones Exteriores y Comercio de Nueva Zelanda dijo en un comunicado el miércoles: «Estamos al tanto de las fotos y videos que circulan, pero no haremos más comentarios en esta etapa».

El jefe de policía de Papúa, Mathius Fakhiri, dijo a los periodistas en la capital provincial, Jayapura, que las autoridades buscaban la libertad del piloto involucrando a varios líderes comunitarios, incluidas figuras tribales y religiosas, para establecer comunicación y negociar con los rebeldes.

Los conflictos entre los indígenas papúes y las fuerzas de seguridad indonesias son comunes en la región empobrecida de Papúa, una antigua colonia holandesa en la parte occidental de Nueva Guinea que es étnica y culturalmente distinta de gran parte de Indonesia. Papua se incorporó a Indonesia en 1969 después de una votación patrocinada por la ONU que fue ampliamente vista como una farsa. Desde entonces, una insurgencia de bajo nivel se ha gestado en la región rica en minerales.

Los 15 trabajadores de la construcción, que fueron rescatados el 8 de febrero por las fuerzas de seguridad, venían de otras islas de Indonesia para construir el centro de salud de Paro. Se habían refugiado en la casa de un cura del pueblo durante varios días después de que los rebeldes amenazaran con matarlos.

Los separatistas ven a los trabajadores civiles como extraños que a veces espían al gobierno de Indonesia.

El conflicto en la región se ha intensificado durante el año pasado, matando a decenas de rebeldes, miembros de las fuerzas de seguridad y civiles.