“Estamos en un punto de ruptura entre la dictadura y la democracia”, dijo Pedro Mamani, estudiante de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos, donde se alojaban los manifestantes que acudieron a la protesta.

La universidad estaba rodeada por policías, que también se desplegaron en puntos clave del distrito histórico del centro de Lima: 11.800 agentes en total, según Víctor Zanabria, jefe de policía de Lima.

Boluarte se mostró desafiante el jueves por la noche en un discurso televisado junto a altos funcionarios del gobierno en el que agradeció a la policía por controlar las «protestas violentas» y prometió enjuiciar a los responsables de la violencia. Boluarte dijo que apoya un plan para celebrar elecciones presidenciales y legislativas en 2024, dos años antes de lo previsto.

El presidente también culpó a los manifestantes de «no tener ningún tipo de agenda social que el país necesita», los acusó de «querer violar el estado de derecho» y cuestionó su financiación.

Durante gran parte del día, las protestas se desarrollaron como un juego del gato y el ratón, con manifestantes, algunos de los cuales arrojaron piedras a las fuerzas del orden, tratando de romper las líneas policiales y los oficiales respondieron con ráfagas de gases lacrimógenos que asustaron a los manifestantes, utilizando vinagre. -Trapos empapados para mitigar el escozor en ojos y piel.

Al llevar la protesta a Lima, los manifestantes esperaban dar un nuevo peso al movimiento que comenzó cuando Boluarte asumió el cargo el 7 de diciembre para reemplazar a Castillo.

“Cuando hay tragedias, matanzas fuera de la capital, no tiene la misma relevancia política en la agenda pública que si ocurrieran en la capital”, dijo Alonso Cárdenas, profesor de políticas públicas de la Universidad Antonio Ruiz de Montoya en Lima. .

También se han llevado a cabo manifestaciones en otros lugares y un video publicado en las redes sociales muestra a los manifestantes intentando asaltar el aeropuerto en el sur de Arequipa, la segunda ciudad más grande de Perú. Fueron bloqueados por la policía y una persona murió en los enfrentamientos posteriores, dijo el mediador peruano.

Fue uno de los tres aeropuertos que fueron atacados por los manifestantes el jueves, dijo Boluarte, y agregó que no fue «una mera coincidencia» que fueran asaltados el mismo día.

Por admin