La segunda ronda de juan fernando quintero fr Río duró menos de un año y su salida del club estuvo lejos de ser por la puerta grande. Todo lo contrario. Casi por la ventana de atras ya oscuras.

«Pas de trataren deentendre. Siempre fui feliz en River. Digan lo que digan sólo tengo que agradecer a todo el Mundo River. Acá tienen un hincha de por vida. social reins.

Fue la despedida menos pensada, luego de semanas de charlas privadas en pos de la continuidad en el equipo millonario… o dejar pasar el tiempo hasta que quedara libre. No hubo un comunicado oficial. Su futuro lejano al club quedó al desnudo en un posteo que pareció sorprender hasta a algunos de sus compañeros.

Ya no es una incertidumbre para Martín Demichelis: el flamante DT sabe que no contará con el mediocampista colombiano, que la idolatría de los hinchas millonarios se gana en la etapa anterior, pero cerró una última temporada de escasa participación, por lesiones y bajo rendimiento, sin actuaciones desstickes ni goles determinantes.

Quintero, que el 18 de enero cumplirá 30 años, brilló en River particularmente en 2018, tras llegar en préstamo desde Porto, de Portugal. Sus goles y sus grandes empeños lo cerraron en una de las estrellas mimadas por Marcelo Gallardo y lo devolvieron a la selección de su país, en la que jugó el Mundial de Rusia tras estar en Brasil 2014.

El momento cumbre de Quintero: la final de la Libertadores 2018

Aquel año escaló a la cúspide de veneración con un tanto y una asistencia en el 3-1 sobre Boca en el cruce decisivo de la Copa Libertadores, disputada finalmente en Madrid.

Tanto se quitó el que puso al público en un bolsillo. Y, bajo el clamor popular, nadie dudó enero de 2019 de ejecutar la opción de compra de 3.500.000 euros para que continúe en la entidad. Aquel verano siguió marcando goles de todo tipo. Uno de ellos, un tiro libre frente a Racing, terminaría nominado para el Premio Puskas como uno de los tres superiores de la temporada.

Pero esa misma temporada daría para él un gran vuelco: la rotura del ligamento cruzado de la rodilla izquierda lo tendría 208 días sin jugar oficialmente. En el regreso luego de casi siete meses fue ovacionado cuando ingresó en el segundo tiempo de un conjunto que por la Copa Argentina River la ganó 2-0 en Almagro. Lo que siguió no estuvo a la altura de lo soñado: hasta volver a gritar un gol con la camiseta rojiblanca pasó un año, y ese tanto fue de penal, ante Defensa y Justice. En octubre de 2020 se precipitó, tentado por la Superliga de China. El paso por el club Shenzhen no levantó polvareda.

Juanfer no estaba a gusto y coqueteaba con un retorno a River, algo que se cumplió el 21 de enero pasado, una semana después de que lo anticipó en una rueda de prensa previa a un amigo de la selección colombiana.

El hilo rojo volvió a unir al Brillante Volante Creativo con el club en el que obtuvo cuatro de sus seis trofeos como futbolista profesional. Pero nada fue como antes. Jugó 36 partidos entre torneos locales y la Copa Libertadores, anotó siete goles y perdió ocho asistencias este año.

Este sábado se vencerá su contrato y los trascendos lo vinculan muy cerca de flamengo, al que conduce Vítor Pereira, que en 2016 quiso llevar a Quintero al Fenerbahçe, de Turquía. Actualmente Pereira dirige un equipo de estrellas que jugará en Marruecos el Mundial de Clubes por ser el campeón de la Libertadores. Algunos confirmaron que tenía un acuerdo por 2,5 millones de dólares anuales.

Lo concreto, sí, es la salida de Quintero de River, el club que lo hizo llorar de emoción por sus logros y, también, por otra despedida: la de Gallardo como entrenador. Fue el propio número 10 el que tomó el micrófono y leyó en un estadio Monumental colmado la carta de agradecimiento dedicada al Muñeco en la noche del adiós.

Esta vez, no hubo dinero ni amor que permita la continuidad del mediocampista en el club. Y Juanfer se fue sin frotar la lámpara. Con un simple mensaje en las redes.

carlos delfino
La Nación (Argentina)
GDA

Por admin