Julien Naggelsmann Mira al banco y echa mano a Alphonso Davies, Thomas Müller y Serge Gnabry. Christophe Galtier necesita hacer un cambio, gira su cabeza y no ve a nadie potable, los que están sentados no pueden darle soluciones porque juegan menos que los titulares. He ahí la diferencia esencial entre el Bayern Múnich y París Saint-Germain. Además de los cracks once que tiene en campo -todos contrastados y de alto rendimiento-, el técnico alemán dispone de esos tres fenómenos. Y aún le quedan Manuel Neuer, Lucas Hernández y Sadio Mané -ahora lesionados-, Daley Blind y Mazraoui, que fueron figuras en el Mundial para Holanda y Marruecos respectivamente. Tiene siempre 20 ó 22 profesionales de máximo nivel disputa hasta la final todas las competiciones porque.

(Le puede interesar: Real Madrid gana y mete presión al Barcelona)

Salvo excepción deshonrosa, el Bayern se equivoca poquísimo en las contrataciones. Neuer, Kimmich, Goretzka, Pavard, Davies, De Ligt, Upamecano… Hace poco Lewandowski, Alaba, Hummels, Ribery, Robben… Todos vienen de afuera, todos bien ojeados. En el club bávaro no hay pases ruinosos tipo Neymar (222 millones de euros) o Coutinho (160 M€). Con Coutinho y James Rodríguez probaron con un préstamo, no eran lo que pensaban, los devolvieron. Ése es el secreto de su éxito permanente: saber comprar. Sí la clave de la felicidad en el fútbol.

Bayern Múnich gana al Inter.

Desde el inicio del nuevo milenio (contando desde el año 2000) el Bayern ganó 47 títulos: 17 Bundesligas, 11 Copas de Alemania, 3 Copas de la Liga, 8 Supercopa de Alemania, 3 Champions League (incluyendo 2 subcampeonatos), 2 Supercopas de Europa, 1 Copa Intercontinental y 2 Mundiales de Clubes. Descomunal. Y en Champions varias veces llegó a semifinales oa cuartos. Si deja su marca de solidez y confiabilidad. Y nunca hipotecando las finanzas. In medio de semejante cosecha, en 2006 adquirido en propiedad el fantástico estadio Allianz Arena. Hoy es el club de fútbol con más socios en el mundo: 323.000. Hay 358.886 miembros registrados además de 4.428 clubes de fans oficiales.

Desde luego, está extraordinariamente bien administrado, pero la base de semejante pirámide sigue siendo fichar bien, en base a tres parámetros: capacidad, rendimiento y carácter, los esenciales atributos que necesita un futbolista para triunfar en el club de Beckenbauer y Gerd Müllerpadres fundadores de este imperio.

(Lea además: Azpilicueta, del Chelsea, azufre escalofriante choques: sucio con oxígeno)

Aunque de naturaleza muy distinta, el Paris Saint Germain es otro notable Acierto Empresarial. El fondo soberano catarí Qatar Investment Authority adquirió el 70% de las acciones en mayo de 2011 por 70 millones de euros. Luego se quedó con el 30% restante. En septiembre de 2022, la revista estadounidense Forbes estimó el valor de la marca Paris Saint Germain en 3.200 millones de dólares (solo Kylian Mbappé vale 300 millones). Tomaron un club de escasa trascendencia qu’había ganado dos ligas desde su creación en 1970 y lo mejorado en una referencia mundial.

Y desde la de Lionel Messi excepcionalmente creció su imagen y popularidad en redes sociales y mercadeo. En estos años una vez ganaron 8 ligas, 6 Copas de Francia, 6 Copas de la Liga y llegaron a la final de Champions en 2020, cayendo en la final justo ante el Bayern Munich 1-0 con gol de Kingsley Coman, curiosamente el mismo resultado y mismo goleador del chocque de este martes que pasó. En cuatro meses estará listo el ultramoderno complejo deportivo de Poissy, que será la casa de todas las plantas del PSG, con 17 inmaculadas canchas. Existe un proyecto para construir el nuevo estadio del Ayuntamiento de París no le vende el Parque de los Príncipes.

la inversión

La inversión catarí, ha sido un negocio fabuloso, que sigue creciendo y valorizándose. Han universalizado el número de un club sin tradición, del que nadie habló, al tiempo de alcanzar veinte conquistas y transformarlo en el número uno de Francia y en un grande de Europa. Desde luego, la corona que falta es la Liga de Campeones y por ella insisten año tras año. Pero para levantar la Orejona se necesita algo más que visión comercial y un plantel correcto: una nomina casi perfecta, como la del Bayern, en número y calidad. De eso carece. Es un plantel mal armado, corto y con puestos no bien cubiertos. Antes de iniciarse la temporada gastó 147,5 millones en varias caras nuevas: Nordi Mukiele (defensa, 12 M€), Vitinha 41,5 M€, Renato Sanches 15 M€ (ambos centrocampistas), los españoles Fabián Ruiz 23 M€ y Carlos Soler 18 M € (volantes ofensivos), Hugo Ekitike (delantero, un préstamo) y pagó 38 M€ por la opción del lateral Nuno Mendes. Espalda muy portuguesa y española, huuuummm… Ninguno da la talla para el nivel europeo.

(Lea también: James Rodríguez, fuera de convocatoria: ¿qué pasó ahora?)

Mendes muestra cosas interesantes en ataque, pero no defiende bien; el gol de Coman es todo de él: se distrajo, perdió la marca y Coman, detrás suyo, totalmente solo, marcó a voluntad. Vitinha ha tenido alguna actuación ponderable en la liga francesa, pero, cuando alguien ficha por encima de los 40 millones, el jugador debe dar garantía inmediata. De estos importantes fichajes, dos al menos deben volver a satisfacción, es un grado mínimo de acero. En lugar de mejorar la temporada anterior, la empeoraron. Más que del técnico hay una responsabilidad del director deportivo, el portugués Luis Campos. A el lo apuntan.

La tristeza de Lionel Messi y los jugadores del PSG.

Foto :

Mohammad Badra. Efe

A ello se sumaron dos infortunios. Uno, que habiendo igualado el primer puesto en la tabla en puntos y goles con Benfica, clasificó primero el equipo luso por haber convertido un gol más como visitante. Esto determinó que el PSG quedara segundo y le tocara el Bayern Munich, en tanto el Benfica se enfrenta al Brujas, de Bélgica, enorme diferencia. Y dos, que lo damnificaron las lesiones. Y los que entran no cumplen. Por eso, en lo que va de este año, mes y medio, perdió cinco partidos, tres por liga, uno por Copa (eliminado por el Olympique de Marsella) y el árbitro ante el Bayern.

el imaginario popular lee Messi, Neymar y Mbappé y piensa en un equipo de estrellas, pero Mbappé estuvo lesionado, Neymar est casi un exjugador y Messi está cerca a los 36 años. Ha hecho un Mundial de locura, pero apoyado por diez gladiadores, acá tira una pared y le devuelven un ladrillo. «El PSG tiene para armar dos equipos», comentó en Twitter. Error, no da ni para uno bueno-bueno. La mayoría de la gente no mira los partidos, ve goles sueltos. La Champions es una carrera que requiere un coche ganador, como el del Bayern.

Era claro que con esta dotación al PSG no le alcanzaba para la lucha por el continente. Con suerte se le da la liga local y esto provoca una gigantesca decepción. Hay un clima pesado en París, Neymar -lo admitió- se agarró feo con Campos en el vestuario por la mala conformación del plantel. El Bayern era favorito y se dio la logica. Al menos en el primer shock. Esto no quiere decir que la llave esté cerrada. Galtier ha logrado recuperar al ejército de lesionados, puede que llegue a Munich con el once titular completo. Y todo partido es ganable, aunque el candidato, como siempre, sigue siendo el que ficha bien.

.último tango

JORGE BARRAZA
para EL TIEMPO
@JorgeBarrazaOK

Más notificaciones de deportados

-Protestan futbolistas colombianos por sancionar a Daniel Cataño

-Leonardo Castro, palabra de goleador: ‘Esperan de mí muchos goles en Millos’