Muchos australianos sienten una conexión especial con Tina Turner, una de sus primeras canciones ha encontrado un lugar único en la cultura del país.