Mal, todo mal.
Mal el bruto hincha del Tolima que agredió a Daniel Cataño.
Mal Cataño al corretearlo y answererle cuando el tarado huía. Eso ya no es defensa propia. es represalia. son venganza.

(Le puede interesar: Barras bravas e hinchas violentos azotan el fútbol colombiano: análisis)

todo mal

mal tolimaPreocupado por sus puntos y taquillas y no por la violencia de su hincha en su partido, bajo su responsabilidad por ser su organización.

Mal la Dimayor por su reglamento frágil y permisivo, y por estar más preocupada en que no se le creara una disputa por los puntos.

Expulsión de Daniel Cataño

Mal la Federación de Fútbol por su indiferencia absoluta. Aunque, la verdad, pues de la Federación no se espera nada.

mal alberto gamerotécnico de Millonarios, por querer jugar si le dejaban meter a Cataño.

Mal Wilmar Roldánque quiso jugar el partido a toda costa, ejerció por TV nacional las garantías de la seguridad de la Policía, insistió en hacer el partido, debido a mediador y en sus informes escritos que decidió no jugar por falta de garantías.

Mal·la Asociación de Futbolistasque utiliza este caso para avanzar en su meta de lograr una negociación colectiva, que es otro asunto.

(Lea además: Futbolistas colombianos protestan por sanción a Daniel Cataño)

Wílmar Roldán expulsó a Daniel Cataño.

Foto :

Tomada de transmisión de Win Sports +

Con la Asociación, mal los exfutbolistas que en radio y TV justifican la agresión de Cataño contra el imbécil que lo atacó y piden no castigarlo a pesar de su reacción.

Hablan desde el lugar común de un malentendido ‘legítima defensa’ y, como hijos de una sociedad enferma, alientan a que all apliquen la ‘ley de represalia‘y hagan justicia por su propia mano. Algo totalmente inaceptable.

“La legitima defensa opera para ‘repeler’, por decirlo así, una agresión injusta que es actual o inminente. En este caso, el hincha golpea al futbolista y sale corriendo. Huye. El jugador, entonces, lo persigue y lo agrede: eso ya no es ‘legítima defensa’ porque la agresión ya pasó, el otro ya estaba huyendo. Pasa con, por ejemplo, los ladrones que roban, huyen ya pocas cuadras son agarrados y golpeados incluso por la víctima del robo. Eso ya no es legítima defensa”, explica Diana Muñoz, reconocida penalista y profesora universitaria de activa participación en medios y redes sociales.

Mal, todo mal. Mal la Secretaría de Gobierno de Ibagué que, para congraciarse con su gente, acusó a Cataño para empatar el partido con el bruto agresor.

(Lea además: Neymar ya conoce el diagnóstico médico: PSG revela su estado tras lesión)

Alejandro Montenegro, hincha del Tolima.

Foto :

Archivo privado.

gravemente ministerio de gobierno que ni raja ni presta el hacha. ¿Qué pasó con los aviones que desde el 2017 anunciaron para inversión en seguridad en 5 estadios del país?
Pura rórica. Palabras, palabras, palabras, tan solo palabras…

Muy mal la pasmosa indiferencia de los ‘hinchas de bien’. Para ellos todo es una persecución contra su equipo porque, mientras a ellos no los toquen, pues aplaudamos que le peguen a un jugador. Estafa Martin Luther King, no aterra la maldad de la gente mala. Aterra la indiferencia de la ‘gente buena’.

Mal la mala prensa hincha que calentó a sus pares contra Cataño.

Mal por hacerse cómplice del sistema que elude la responsabilidad del fútbol y escuda la negligencia de los dueños de los equipos.

Lo peor de todo…

Pero mal, muy mal, pésimamente mal, el fútbol mismo, ese que desde sus gobernantes y equipos sigue haciéndose el de la vista gorda, que convive con los violentos y se preocupa más por los punticos y su taquillita en lugar de hacerlo por sus propios empleados.

(Lea también: Comandos Azules: ¿volverán o no a lateral norte a ver a Millonarios?)

El fútbol, ​​​​los clubes y sus directos patrocinan extintores de humo, banderas, dan tribunas, logística, boletas y viajes, y luego salen con su discurso hipócrita contra la violencia. Tumbas blanqueadas.

Las sanciones del Comité Disciplinario en el Dimayor son las que podía tomar con ese código de penas tan débiles, pusilánime y evasivo con los clubs. Mal, todo mal.

* * *

Para completar, la Secretaría de Gobierno de Bogotá (no el IDRDque ha sido enfático en señalar que es una política de ese despacho) terminó la tribuna familiar de Millonarios (un niño y un adulto con una boleta) para dárselas a la barra brava Comandos Azules.

En serio, mal, todo mal.MELUK LE CUENTA

GABRIEL MELUK
Redactor de DEPORTES
@MelukLeCuenta

Más notificaciones de deportados

-Santa Fe al fin muestra las garras: victoria contra La Equidad

-Daniel Martínez, espectacular, Campeón de la Vuelta al Algarve, vídeo