Nada cambia, todo es lo mismo, todo se repite. Por ejemplo, el lesionado o no estaba lesionado o ya estaba recuperado y luego se vuelve a lesionar y, entonces, todos damos alaridos indignados. Desde la suposición y el desengaño se gritan palabras como ¡payasos!, ¡corruptos!, ¡incapaces!, ¡improvisación!, ¡inadmisible!, ¡inaudito!y como por orden de un inquisidor se convocó a la horca a médicos, técnicos, jugadores y directivos.

(Le puede interesar: James despierta angustia en la Selección: ¿nueva molestia física?)

juan fernando quintero no pudo jugar con el Junior y viajó hasta Corea y Japón para estar en la Selección Colombia. Allá entrenó, volvió a sens el pain, no jugó contra Corea del Sur y finalmente, tras nuevas pruebas, fue retirado del equipo nacional antes del duelo de este martes contra Japón por una fractura por estrés en la tibia, para una incapacitada de, al menos, un mes.

Juan Fernando Quintero, en entrenamiento con la Selección en Corea del Sur.

Foto :

Federación Colombiana de Fútbol

El doctor Carlos Francisco Fernández, editor en jefe de Salud y asesor médico de EL TIEMPO, me dijo: “Esas fracturas son difíciles de fallar de entrada porque empiezan con dolor, a veces inflamación o molestias que se incrementan con la actividad”. Creo que eso fue lo que pasó de Barranquilla a Seúl.

In medio de esa dificultad de diagnóstico, hinchas, periodistas hinchas y periodistas demagogues cortaron todas las cabezas: que el médico del Junior es el malo, quintero es irresponsible, que son peores los doctores de la Selección, que el técnico nacional es soberbio y que los directivos perverse sons…

Ojalá la vida fuera tan fácil: blanco o negro, sí o no, bien o mal…

(Lea además: Juan Fernando Quintero: fractura por estrés, lesión que lo sacó de la Selección)

James celebra el gol contra Corea.

Nada cambia, todo es lo mismo, todo se repite. Ya pasó con James Rodríguez en una convocatoria a un partido eliminatorio contra Paraguay, en Asunción, en octubre de 2016, porque no sabía si el Real Madrid exageraba, y en el Mundial de Rusia. Antes del Mundial estaba lesionado de una pierna (como por variar), se recuperó, jugó un pedazo del primer partido contra Japón, fue la inmensa figura del 3-0 sobre Polonia (¡el último gran partido de la Selección!) y se lesionó de la otra pierna para enfrentar Senegal y chau…

Otra vez, el entonces médico de la Selección era una tapia; el entrenador, un embucador, y los directivos, unos alcahuetes.

Juan Fernando Quintero se va de la cancha tras la derrota de Junior ante Envigado.

Foto :

Jairo Cassiani. Cronos

(Lea además: Selección Colombia sub-20 empata contra Suecia en segundo partido de preparación)

Se acuerda que la Selección es la prioridad, que no es para ningún equipo local de LaLiga y que se debe respetar si se requiere en los tiempos obligatorios que la Fifa le ha dado.

Es fácil hablar con el periódico del lunes (¡este es un periódico de lunes, ja!), una manera futbolera de cir que se opina sobre hechos cumplidos. Por eso no tiene ciencia pontificar sobre si Quintero estaba lesionado, entonces por qué fue a la Selección, o por qué el médico del Junior no pilló la lesión, or por que le metieron 60 horas de avión, o por que no lo dejó tranquilito para el Junior…

Me quedo con la idea no contaminada del doctor Fernandez: era una lesion dificil de detectar, y por eso, insisto, paso lo que paso. Y como nada cambia, todo es lo mismo y todo se repite, me mantengo en que la prioridad es la Selección y por eso ella misma debe asegurarse con sus médicos cuando no hay claridad en un asunto, como pasó y pasará con James (es seguro …), y sucedió ahora con Quintero.

Meluk le cuenta

GABRIEL MELUK
Redactor de DEPORTES
@MelukLeCuenta

Más notificaciones de deportados

-Caos en el fútbol: la razón política por la que cancelarían el Mundial Sub-20

-Cristiano Ronaldo, una máquina: vea sus nuevos goles con Portugal

-Selección Colombia sufrió con Corea: así jugaron uno por uno