Funcionarios de la ciudad de Nueva York anunciaron el jueves un nuevo programa para revisar casos no resueltos de drogas, robos y homicidios que involucran a víctimas LGBTQ, incluidos algunos casos de hace décadas.

El anuncio, realizado por el Departamento de Policía de Nueva York y la oficina del alcalde, se produce más de un año después de las muertes de Julio Ramírez y John Umberger, asesinados en abril y mayo del año pasado. Las autoridades dijeron más tarde que sus muertes fueron el resultado de un robo relacionado con drogas que involucró al menos a 16 víctimas, muchas de ellas hombres que frecuentaban bares gay.

La noticia del programa también llega cuando varias de las víctimas alegaron que la policía de Nueva York inicialmente no tomó sus casos tan en serio como esperaban, informó NBC News hace unos meses. En ese momento, la policía de Nueva York no respondió a las preguntas sobre los reclamos de las víctimas.

Bajo la nueva iniciativa, las víctimas LGBTQ cuyos casos no se han resuelto, así como los amigos y familiares de las víctimas homosexuales fallecidas, pueden solicitar que se reconsideren los casos presentando una formulario en linea en el sitio web de la policía de Nueva York. El formulario, que parece ser el formulario general para enviar un mensaje al comisionado de policía, será revisado por funcionarios de la Oficina de Detectives del NYPD, quienes luego facilitarán dichas solicitudes.

“Todos los neoyorquinos deberían poder salir de noche, disfrutar de la reconocida vida nocturna de Nueva York y regresar a casa de manera segura con su familia y comunidad”, dijo el alcalde de la ciudad de Nueva York, Eric Adams, en un comunicado. “Extrañamos a Julio y John y a todas las víctimas del crimen LGBTQIA+. Los neoyorquinos LGBTQIA+ y los visitantes necesitan estar seguros y sentirse seguros, especialmente durante el Mes del Orgullo, y esperamos que este nuevo proceso ayude a resolver más casos y responder a más preguntas de las comunidades.

Un portavoz del alcalde agregó que el nuevo programa se aplica a las víctimas homosexuales de delitos, incluidos, entre otros, los homicidios.

A principios de este año, seis hombres fueron acusados ​​en relación con el esquema criminal que condujo a la muerte de Ramírez y Umberger, aunque solo tres están acusados ​​de asesinato, según una acusación de los fiscales. Tras los arrestos, varias víctimas que han denunciado delitos similares a la policía dicen que todavía están esperando que se resuelvan sus casos.

En diciembre de 2021, Tyler Burt denunció a la policía que le robaron miles de dólares después de visitar un bar gay en el East Village de Manhattan. Burt dijo que creía que los hombres que le robaron también lo drogaron.

Anteriormente describió a la policía de Nueva York como, en ocasiones, insensible y «reacia» a trabajar en su caso. Compartió con NBC News una cadena de correos electrónicos que tenía con el detective sobre su caso, que mostraba que varias de sus solicitudes de actualizaciones no fueron respondidas durante días y semanas.

Burt dijo que no había recibido una actualización sobre su caso desde enero de 2022. Sin embargo, recibió una llamada del detective sobre su caso en noviembre, reprendiéndolo por hablar con NBC News y otros medios, declaró. En ese momento, la policía de Nueva York no respondió a las preguntas sobre el intercambio.

Inmediatamente después de enterarse del nuevo programa, Burt presentó una solicitud para que se reconsiderara su caso. Sin embargo, dijo que no era optimista y calificó el nuevo programa como un «movimiento de relaciones públicas».

«¿Por qué no prestaron atención la primera vez?» Estoy tan confundido”, dijo. “¿Por qué hay que reconsiderarlo? ¿Porque apenas se revisó en primer lugar? »

Un residente de Manhattan de 48 años que denunció a la policía que le robaron después de visitar un bar de cuero gay de Chelsea en octubre dijo que estaba contento de que las autoridades estén reexaminando casos antiguos, pero los acusó de no hacer lo suficiente para advertir a los neoyorquinos. del peligro actual.

Si bien las autoridades dicen que el esquema se desarrolló desde septiembre de 2021 hasta agosto de 2022, NBC News informó el mes pasado que otro incidente relacionado con el mismo grupo de sospechosos, según fuentes policiales, ocurrió nuevamente el 25 de marzo, cuatro días antes de la primera ronda de sus acusaciones. . han sido emitidos.

“Hubo ataques durante meses que la policía estaba investigando, pero ningún mecanismo encontró que hubiera una serie de delitos similares golpeando a una comunidad”, dijo el hombre de 48 años en un comunicado SMS. “Y aun después de que esto se informó a la prensa y continuaron los ataques, ni la alcaldía, ni la comisaría, ni la fiscalía alertaron a la comunidad de que esto estaba pasando”.

El hombre pidió no ser identificado por temor a ponerse en peligro de represalias por parte de los delincuentes involucrados en su reunión. (Anteriormente trabajó en MSNBC, que, al igual que NBC News, es propiedad de NBCUniversal, pero ya no lo hace).

Desde que asumió el cargo en enero de 2022, Adams, quien ha hecho campaña como un moderado duro contra el crimen, ha realizado regularmente conferencias de prensa sobre temas de seguridad pública. Durante las últimas semanas, por ejemplo, el alcalde ha realizado conferencias de prensa sobre la violencia de las pandillas en Brooklyn, el robo de automóviles y el robo de tiendas.

Pero no fue hasta el 18 de abril, aproximadamente un año y medio después del primer incidente conocido en el programa de robo inducido por drogas, y aproximadamente un mes después del robo del 25 de marzo, que Adams, junto con el comisionado de la policía de Nueva York, Keechant L. Sewell y el fiscal de distrito de Manhattan, Alvin Bragg, ofrecieron una conferencia de prensa sobre el patrón delictivo, que en su mayoría estaba dirigido a hombres en bares gay.

La conferencia de prensa tuvo lugar un día después de que arrestaran al último sospechoso, dijo la policía. Cuando se le preguntó sobre el momento del discurso público, Fabien Levy, secretario de prensa del alcalde, dijo que había «información limitada que podíamos compartir públicamente dado que los sospechosos aún estaban prófugos».

Linda Clary, la madre de una de las víctimas fallecidas, John Umberger, especuló que el momento «fue una maniobra política», ya que también se produjo un día después de que el Comité Judicial de la Cámara de Representantes, liderado por los republicanos, celebrara una audiencia en la corte en Manhattan para atacar a Bragg, un demócrata. , también bajo en delincuencia y crítico de las históricas demandas de su oficina contra el expresidente Donald Trump.

“Necesitaban una victoria”, dijo Clary, quien es directora ejecutiva de un grupo asesor político republicano. Dijo que el Comité Judicial de la Cámara la invitó a testificar en la audiencia, pero ella se negó porque no quería politizar la muerte de su hijo.

Douglas Cohen, portavoz de la Oficina del Fiscal de Distrito de Manhattan, no respondió a las preguntas de NBC News sobre el momento de la conferencia de prensa, pero defendió la investigación.

«Nadie debería tener que preocuparse de que una velada con amigos pueda terminar en tragedia, y en respuesta llevamos a cabo una investigación agresiva, seria y exhaustiva que acusó a cinco personas de una acusación formal de conspiración de 57 años, incluidos cargos de asesinato contra tres de los acusados”, dijo Cohen en un comunicado.

Levy agregó que los representantes del alcalde advirtieron a los propietarios y clientes de los bares, así como a las personas que residen en los vecindarios LGBTQ, sobre el caso y compartieron formas de mantenerse a salvo. Il a ajouté que le Bureau de la vie nocturne de la ville a tenu une conférence de presse avec les propriétaires de bars Hell’s Kitchen en juin 2022 pour promouvoir des conseils de sécurité en matière de vie nocturne et distribué des dépliants sur la sécurité dans divers quartiers de la ciudad.

La policía de Nueva York no respondió a una solicitud de comentarios sobre el momento de la prensa.

En la conferencia de prensa de abril, Sewell respondió cuando NBC News le preguntó si los detectives fueron desdeñosos inicialmente porque las víctimas eran homosexuales.

«Nunca discriminaremos a nadie en esta ciudad», dijo Sewell. «Todos son parte de nuestras comunidades y nos aseguraremos de abordar cualquier inquietud que puedan tener».

Las autoridades señalaron el jueves que algunos casos que podrían reconsiderarse podrían remitirse a la Fuerza de Tarea de Crímenes de Odio de la policía de Nueva York «para determinar si existe una posible motivación de prejuicio».

“La Ciudad de Nueva York es uno de los lugares más diversos del mundo, y el Departamento de Policía de la Ciudad de Nueva York está comprometido a brindar seguridad pública justa y justa para todos”, dijo Sewell en un comunicado el jueves. “Para ello, es fundamental que amplifiquemos las voces de nuestra comunidad LGBTQIA+, especialmente las voces de las víctimas. Este proceso de revisión de casos refuerza ese trabajo y, a su vez, hace que todas las comunidades de nuestra ciudad sean más seguras.

Los delitos de odio LGBTQ representan la segunda proporción más alta de delitos de odio denunciados en Nueva York desde 2019, según el Tablero de Crímenes de Odio del Departamento de Policía de Nueva York.

Las autoridades dijeron anteriormente que, si bien la mayoría de las víctimas son hombres homosexuales, los sospechosos en el esquema de robo de drogas en toda la ciudad estaban motivados por ganancias financieras, no por su orientación sexual.

Un grupo separado está siendo investigado bajo sospecha de cometer delitos similares contra 26 víctimas, la mayoría de las cuales no son de la comunidad LGBTQ.