La nomina suplente de Millonarios, con el único titular como gran figura, Álvaro Montero, respondió a la confianza de su técnico, Alberto Gamero, Hubo un valiosísimo impate ante Atlético Nacional, un 0-0 que responde a la idea del club de no defraudar a LaLiga mientras piensa en avanzar en la Copa Libertadores.

La decisión de Arriesgada de Alberto Gamero de jugar con suplentes en Medellín generó algunas dudas, pero Millonarios mantuvo la idea de juego y la personalidad para pelear por el partido.

El único titular de Millonarios que arrancó el partido en el Atanasio Girardot fue Álvaro Montero, quien sobrevivió su habilidad y experiencia en el primer tiempo, en la jugada más clara de Nacional, un mano a mano con el juvenil Tomás Ángel, una jugada que se está volviendo repetidamente en contra de Millos, tanto con el equipo A como con el B.

Foto :

Jaiver Nieto – EL TIEMPO

Esa jugada fue la bisagra de un partido en el que Millonarios comenzó atrevido, tratando de atacar a Nacional, adelantando las líneas y mostrando un par de acercamientos, aunque sin una oportunidad clara para anotar.

Luego, Nacional tomó el control del partido, trató de ganarles la espalda a los laterales, Alba y Murillo, que dejaron muchos espacios y dieron ventajas, aunque tampoco tuvo la precisión para crear otra tan clara como la que le atajó Montero a Ángel.

El segundo tiempo, otro mano a mano entre verdes y tejas

Millonarios recuperó la pelota y el dominio en el arranque del segundo tiempocon la entrada de Edgar Guerra por Luis Paredes en el intermedio del juego.

Los dos mediocampistas que jugaban al lado y lado de Kliver Moreno, Juan Carlos Pereira y Nicolás Arévalo, comenzaron un darle juego al equipo. Y así, Millos tuvo su primera opción clara para anotar, en un remate de Fernando Uribe que detuvo al portero Kevin Mier.

El agotamiento de la B de Millos por el esfuerzo y la salida por lesión de Kliver Moreno hicieron que Nacional se fuera encima de su rival para buscar la victoria. Y Montero volvió a ser importante al atajar una clara opción de Andrés Felipe Román.

Ahora la posesión era verde y el que aguantaba y manipulaba de contraatacar era Millonarios, que primero se vio sorprendido y luego vio que era la mayor vía para salvar al menos un punto.

Gamero apostó a la velocidad, con Yuber Quiñones en reemplazo de Fernando Uribe, pero Nacional, definitivamente, parecía haber encontrado la fórmula para hacer daño.

Montero ratificó su condición de figurar a minutos de la final, en una jugada muy complicada:
a centro de la derecha de Román pegó en el hombro de Ódcar Vanegas y ya se metía al arco sur del Atanasio. El portero reaccionó de gran manera y salvó a los azules.

Millonarios, incluso, tuvo un último ataque en el que se pudo quedar con la victoria, pero ya todo estaba jugado. Los azules no pierden en el Atanasio Girardot desde 2017 y, a pesar de que tienen suplentes en la cancha, se la jugaron toda para salvar un punto muy valioso.

José Orlando Ascencio
Subdirector de Deportes
@josasc

Más notificaciones de Deportes