Luis Antonio ‘El Hacha’ Ludueña, una gloria del fútbol argentino que fue apodado como el ‘dios del fútbol’ en las décadas de 1970 y 1980tendría este jueves a los 69 años luego de haber aguzado el cuadro delicado de salud que atravesaba y que lo tienen interno.

«»El Dios del Fútbol» siempre estará en nuestros corazones. Gracias por todo tu talento por ser parte del mjor Talleres de la hisToria. Luis Antonio «El Hacha» Ludueña, nuestro Dios que nos deja un legado eterno» (sic y mayúsculas), informó el equipo Talleres de Córdoba.

Luto por el ‘dios del fútbol’

Ludueña, nacido en la capital cordobesa el 21 de febrero de 1954, fue uno de los futbolistas más emblemáticos de la historia de Talleres y la noticia de su muerte fue confirmada a Cadena 3 de Córdoba por otro excrack de “La T” como José Daniel «Rana» Valencia.

Ludueña venía de su carrera deportiva en el club de San Lorenzo de Córdoba, demostrando rápidamente su habilidad en el campo del juego. Después de jugar en Balcarce y Chacabuco, en 1973 fue adquirida por Talleres en una cifra récord de 15 millones de pesos.

El «Hacha» Ludueña debutó en primera división en 1975 por decisión de Ángel Labruna, quien dirigía al equipo cordobés en ese momento, consolidándose como titular el año más tarde, llegando así a destacarse en un equipo que logró la final del torneo. Nacional de 1977 y la pérdida contra el estupendo Independiente de Ricardo Bochini y Daniel Bertoni, que terminó el partido con solo ocho jugadores.

Durante sus diez años en Talleres, Ludueña disputó un total de 340 partidos y anotó 113 partidos. Fue convocado por el entonces director técnico de la selección argentina César Luis Menotti para integrar el combinado del interior en un partido frente al Palmeiras, de Brasil. El futbolista era muy tenido en cuenta para ser parte del plantel para el Mundial 78, pero una lesión lo dejó fuera de los planes.

En 1979, Ludueña fue convocado nuevamente por Menotti para disputar el certamen preolímpico de Colombia, entregando a su campeón junto a otros seis jugadores de Talleres. En 1981, el Málaga de España hizo una oferta para ficharlo, pero el jugador no quiso ir a Europa debido a una diferencia económica en su pase. Ludueña era padre de dos conocidos futbolistas: Daniel Emmanuel (apodado «El Hachita», de gran carrera en River y el fútbol mexicano) y Gonzalo (hizo superiores en River y actuó en clubes de Perú, Chile y Ecuador).

(Además: ¡Linda Caicedo hace historia! Vea su primer gol con el Real Madrid).

¿Por qué decían así?

En el sitio oficial de Talleres, una anécdota permitió ver lo que fue Ludueña como futbolista. En 1976, el conjunto cordobés realizó una gira por Zaire (país africano hoy llamado República Democrática del Congo), de la que jugó un torneo junto con Temperley, la selección local y dos equipos más, el Itama y el Vita.

Cuando estaban por regresar, mientras aguardaban el vuelo en el aeropuerto de Kinshasa, Ntukani Nzuzi Musenda, jefe deportados del diario local Elima, pidió hablar con Luis Ludueña. El periodista africano imploró a quien oficiaba de traductor: «Dígale al hombre de los cabellos negros y largos que él es el dios del fútbol, ​​​​que nos ha deslumbrado tanto como Pelé. Dígale, le repito, que él es el dios del fútbol».

Mas noticias

LA NACIÓN, DE ARGENTINA.
DEL GRUPO DE DIARIOS DE AMÉRICA
(GDA)