MIAMI — Una mezcla de manifestantes y aficionados se reunió en Miami el domingo cuando el Equipo Cuba entró en su semifinal del Clásico Mundial de Béisbol contra Estados Unidos.

José Vilela huyó de Cuba a los Estados Unidos a la edad de 14 años después de pasar seis meses en un campo de concentración. Como muchos de sus compatriotas, se instaló en el barrio cubano de Miami, La Pequeña Habana.

Vilela, ahora de 68 años, caminó el domingo por la tarde afuera del LoanDepot Park, hogar de los Miami Marlins, donde el equipo nacional de béisbol de Cuba perdió ante Estados Unidos 14-2 en las semifinales del Clásico Mundial de Béisbol.

Para los orgullosos expatriados deseosos de separar los deportes de la política, el primer partido de béisbol del país en Miami fue motivo de celebración.

Pero para Vilela y cientos de otros, fue una razón para protestar contra la opresión política de la que habían escapado.

Vilela acechaba el estadio el domingo, gritando afuera para que cualquier persona asociada con el difunto líder cubano Fidel Castro, quien abrazó el comunismo al estilo soviético, abandonara la comunidad. Esto incluyó a muchos jugadores cubanos que técnicamente son empleados del gobierno.

“No los queremos aquí”, dijo Vilela. «Ninguna. Gente que trabaja para la familia Castro. No los queremos. Pueden ir a donde quieran. Ir a Nueva York. Ir a California. No a Miami. Vienen aquí.

Tres manifestantes fueron escoltados fuera del estadio después de correr al terreno de juego durante el partido.

En la sexta ronda, un manifestante ondeó una bandera que decía «Libertad Para Los Presos Cubanos Del 11 de Julio», en referencia al día en que miles de cubanos descendieron a las calles de la isla en 2021. para protestar contra la escasez de bienes, los apagones y las dificultades económicas. Cientos de personas que participaron están en prisión. El sábado, la multitud estalló en cánticos de «¡Libertad!» cuando este manifestante abandonó el campo.

A lo largo del día había habido una mayor presencia policial fuera del estadio que en partidos anteriores del torneo. Unos 15 policías de Miami iban en bicicleta.

Los cubanoamericanos protestan contra el equipo nacional de béisbol que juega en el Clásico Mundial de Béisbol el domingo en Miami.Marta Lavandier/AP

Yosvel González nació en Cuba y vestía una camiseta naranja y verde azulado del difunto lanzador cubano de los Marlins José Fernández, quien murió en un accidente de navegación en 2016. González dijo que esperaba que el ambiente durante el partido fuera tenso, pero está alentando a Equipo Cuba.

“Amo este país porque me dieron libertad y asilo político cuando vine aquí”, dijo sobre Estados Unidos. “Pero mi tierra es mi tierra. No me importa qué gobierno esté en el poder.

Las reacciones de los fanáticos durante el partido fueron variadas. Algunos gritaron “¡Libertad! » a lo largo de. Algunos vitorearon cuando el equipo cubano de béisbol anotó en la primera y quinta entrada. A menudo estallaban cánticos de «EE.UU.».

Los jugadores y entrenadores han tratado de mantenerse enfocados en el deporte en sí.

“Estamos aquí por el béisbol, por el deporte”, dijo el entrenador cubano Armando Johnson después del partido, y agregó que el equipo no prestó atención a los manifestantes. «Eso es lo que hago… No soy policía».

Cuando se le preguntó si, como cubano, le molesta que muchos cubanos no se identifiquen con el equipo, Johnson reiteró que estaba concentrado en su trabajo.

«Es malo, pero no estoy juzgando», dijo. “Como dije, cada uno tiene su propia forma de pensar. Estamos en el campo y venimos aquí solo para jugar béisbol y deportes. Eso es lo que queríamos hacer aquí. »

Hay recordatorios en toda la comunidad de La Pequeña Habana del gobierno de Cuba.

Bull Bar, un lugar cerrado a poca distancia del estadio de béisbol, fue una vez un bar popular durante los partidos de fútbol americano de los Miami Hurricanes. Hay un gran cartel en su pared que dice «Libertad para Cuba» con una foto de una bota pisando fuerte en la isla. Los vendedores estaban en las esquinas de las calles cerca del bar desde las 10 a.m. del domingo vendiendo ropa para el equipo de EE. UU. y el equipo de Cuba.

Muchas camisetas mostraban las palabras «Patria y Vida», que significa «patria y vida», en oposición al grito de guerra de Castro «patria o muerte».

«Dicen que todos somos cubanos, y eso no es cierto», dijo Marilyn Almaguer, quien huyó de la isla en 1996 luego de que simpatizantes del gobierno le arrojaran huevos y piedras. “Con este gobierno ahí, no todos podemos ser cubanos”.

Si bien el fútbol es, con mucho, el deporte más popular en América Latina, el béisbol domina en Cuba.

La isla tiene una rica reserva de talento para el béisbol y una historia de éxito en el deporte. El equipo de béisbol de Cuba ganó medallas de oro olímpicas en 1992, 1996 y 2004, pero las deserciones masivas de jugadores han limitado la capacidad de las islas para seguir siendo competitivas en el escenario internacional. La selección cubana de béisbol no logró clasificar a los Juegos Olímpicos de Tokio 2020.

Los mejores atletas de la isla ganan un salario del gobierno para entrenar y competir, pero Cuba ha prohibido los deportes profesionales en la isla desde la revolución cubana hace 60 años.

Imagen:
Los equipos de Estados Unidos y Cuba se paran en el campo al inicio del Clásico Mundial de Béisbol el domingo. Marta Lavandier/AP

Las sanciones estadounidenses de larga data impiden en gran medida que los cubanos jueguen profesionalmente para un equipo estadounidense sin desertar. Mientras tanto, Cuba históricamente no ha permitido que jugadores cubanos desertores estén en las listas de su equipo nacional.

Estados Unidos está permitiendo que las estrellas de la MLB nacidas en Cuba jueguen por su tierra natal en el WBC por primera vez, lo que lo convierte en una rara lista mixta de jugadores cubanos actuales y desertores. El antesalista de los Medias Blancas de Chicago, Yoán Moncada, y el jardinero central de los Medias Blancas, Luis Roberts, fueron recibidos con abucheos durante las presentaciones de los jugadores antes del juego.

“La mayor falta de respeto a este país que nos ha abierto sus puertas”, dijo Almaguer sobre los jugadores de la MLB. “Dicen estar huyendo de una dictadura, y este país les ha dado una oportunidad. Les di todo, y ahora quieren jugar en el mismo equipo que los eliminó. Se están burlando de los Estados Unidos al hacer esto.

No todos los jugadores de la MLB nacidos en Cuba optaron por aprovechar el cambio de política.

El jardinero de los Tampa Bay Rays, Randy Arozarena, nació y se crió en Cuba, pero eligió representar a México, donde vivió a los 20 años, en el torneo.

“Para mí, México es especial”, dijo Arozarena, “desde que salí de Cuba, México ha sido un país que me ha recibido con los brazos abiertos”.

Alfredo Despaigne, el capitán del equipo de Cuba, dijo que tener fanáticos animando al equipo no será un problema.

«Es natural en el béisbol», dijo. “No nos afecta. Jugué durante nueve años en Japón y teníamos fanáticos apoyando a nuestro equipo y fanáticos apoyando a otros equipos. Así, cada cual es libre de sentir y pensar lo que quiera. No nos afectará.

Ramón Saúl Sánchez, organizador de las protestas del domingo, dijo que no estaba en contra de los beisbolistas cubanos. Sánchez, de 68 años, ha estado separado de su familia desde que se mudó al área de La Pequeña Habana hace 55 años.

«Todos queremos apoyar al equipo cubano de béisbol», dijo Sánchez. “En este momento es más complejo porque él también juega con el equipo de béisbol estadounidense. Y tenemos el corazón dividido entre los dos países. Pero aquí está el problema más importante, sabemos que detrás de este juego no se trata solo de deporte, sino mucha política».