Historia contra presupuesto, Inglaterra contra Italia y Guardiola contra su eterna obligación. Manchester City e Inter de Milán medirán esta tarde en Estambul (14:00 horas, con TV de ESPN) en una inédita final de la Liga de Campeones de Europa, en la que los ingleses tienen un favoritismo extremo y los italianos aparecen para ser Quizás los villanos que dañen una fiesta que parece reservada para el City.

«Por historia nos ganan», sopesó Guardiola, pues su rival es tres veces campeón del torneo, pero también encontraron: «La historia no juega».

El hecho de que será una de las finales pero a priori de las últimas décadas es el último escollo de un City que ha ganado la Premier League y la FA Cup ha apostado por convertir a los ingleses segundos en conquistar la triple corona en la misma temporada.

Uno de los festejos de gol del Manchester City.

Esta responsabilidad podría pesar en las piernas de los jugadores de la ciudad, en el que no hay ningún ganador de Champions, pero esa inexperiencia la cubo el talento y la calidad pura de los Kevin de Bruyne, Erling Haaland, Jack Grealish e Ilkay Gundogan.

Es el partido que definió un proyecto que arrancó en 2008 con la compra de Emiratos Árabes Unidos y que culminó en la misma temporada que el club tiene de lado acusado por la Primera de 115 irregularidades financieras, factor que podemos pasar por alto en los éxitos de Manchester City, siempre bajo la sombra del dopaje financiero.

A diferencia de 2021, cuando no hay pivote defensivo ni pagó caro contra el Chelsea, esta vez Pep Guardiola no hará experimentos. Confiará en el esquema de tres defensas en ataque con John Stones como centrocampista adicional cuando tengan la pelota y en dos extremos con tendencia a ir para dentro, como Grealish y Silva. Estos son escoltados en el centro del campo por Gundogan y Rodri, con De Bruyne como enganche, con Haaland como faro de gol.

El Inter: ¿convidado de piedra?

Trece años después de su última final de Champions, aquella que ganó con José Mourinho como DT en 2010, año de su mítico triplete, el Inter de Milán vuelve a sonar con tocar el cielo. Al Inter no le preocupa no ser favorito. Es más, se siente cómodo cuando nadie apuesta por él. Es una manera de jugar con menos presión, aunque para hacer tambalear hoy al City tendrá que ser impecable en todo, comenzando por la defensa: si sostiene el cero en su arco, desactivarán las posibilidades de victoria del Inter dirigida por Simone Inzaghi, que ha ganado siete de las ocho finales que ha disputado en su carrera.

Foto :

Roberto Bregani. Efe

Formará con su tipo una vez, el 3-5-2, aunque no se confirmará si jugarán Brozovic o Mkhitaryan, ya recuperará su lesión. Barella y Calhanoglu intentan encontrar la profundidad de Dimarco y Dumfries en las bandas, ya Lautaro Martínez, el eje del ataque.

DEPORTADO
Con Efe

Más notificaciones de Deportes