WASHINGTON (AP) — Los republicanos del Congreso están en desacuerdo sobre si respaldar al principal candidato presidencial de su partido, Donald Trump, el próximo año si es condenado por delitos federales.

Mientras que algunos legisladores republicanos dicen que no podrían respaldar a un delincuente convicto para la Casa Blanca, otros se muestran reacios a cerrar la puerta. Las divisiones están desdibujando las líneas ideológicas, y algunos de los republicanos más derechistas expresan su inquietud por respaldar a Trump después de una condena aún hipotética después de que se convirtió en el primer expresidente en ser acusado federalmente, mientras que varios miembros del Partido Republicano de centroderecha dan sus respuestas. dependería de las circunstancias.

El representante Tim Burchett de Tennessee, uno de los republicanos más conservadores en la Cámara, dijo que no estaría de acuerdo en tener a un delincuente convicto como candidato republicano en 2024.

«No. Honestamente, en la superficie, no lo haría. No se ve bien”, dijo Burchett. «Pero veamos qué dice la condena. Veamos si es condenado.

El representante Ken Buck, republicano por Colorado, quien ha criticado a los líderes republicanos de derecha, dijo que una condena por un delito grave sería un factor decisivo.

“Definitivamente no apoyaré a un delincuente convicto para la Casa Blanca”, dijo Buck en CNN el martes.

En el sistema legal estadounidense, se presume que Trump es inocente hasta que se pruebe su culpabilidad. Se declaró inocente de 37 cargos de mal manejo de documentos clasificados.

La mayoría de los 18 republicanos de la Cámara que representan distritos competitivos que ganó el presidente Joe Biden en 2020 se han mantenido en silencio o han evitado discutir los cargos. Los demócratas buscan usar el problema políticamente en su contra al convertir al Partido Republicano, que apoya a Trump, en un partido que se opone a la aplicación de la ley.

El representante Don Bacon, republicano por Nebraska, es la excepción en este grupo y dice que «no hay forma de defender» la supuesta conducta de Trump como se indica en la acusación.

Otros republicanos en altos cargos mantienen abiertas sus opciones, por ahora, cuando se les pregunta si una condena penal le costaría a Trump su apoyo en las elecciones generales de 2024.

“Cruzaré ese puente cuando llegue”, dijo la representante Cathy McMorris Rodgers, republicana de Washington, quien preside el poderoso Comité de Energía y Comercio.

El representante Garret Graves, R-La., un aliado cercano del presidente Kevin McCarthy, R-Calif., quien ayudó a negociar la legislación sobre el techo de la deuda con la Casa Blanca, dijo que una posible condena por un delito grave «tendría un impacto» en su capacidad para apoyar un candidato presidencial, siempre que esa persona «siguiera el debido proceso legítimo».

Graves agregó: «Lo diré de nuevo: debido proceso legítimo».

Detrás de escena, en los tranquilos pasillos del Capitolio, hay más consternación sobre la posibilidad de que un delincuente convicto pueda ser el candidato presidencial de su partido.

“Creo que algunos de mis colegas pensarían que, si los cargos son ciertos, sería un gran problema”, dijo un legislador republicano de la Cámara de Representantes que aún está leyendo la acusación y solicitó el anonimato para hablar. francamente sobre la espinosa dinámica del partido que involucra a Trump.

El presidente del Comité de Servicios Armados de la Cámara de Representantes, Mike Rogers, republicano por Alabama, quien regularmente tiene acceso a toneladas de información clasificada, también está tratando de eludir el problema.

«Dejaremos que las canchas jueguen y yo decidiré qué hacer después de eso. No me involucro en eso”, dijo Rogers en una entrevista. Cuando se le preguntó si tenía alguna preocupación sobre las acusaciones que subyacen a la acusación, respondió: «No tengo un puesto».

La mayoría de los republicanos, incluidos McCarthy y muchos de sus principales asesores, atacan la acusación y dicen que el resultado del caso tendría poco impacto en su forma de pensar.

El representante Byron Donalds, republicano de Florida, que respaldó a Trump para la presidencia, dijo que tendrá que esperar y «observar lo que sucede» antes de decidir si una condena haría que retirara su apoyo.

“Todo depende de lo que realmente esté sucediendo. No me comprometo con eso porque lo he visto en otros casos en los que los tribunales hacen algo y se equivocan”, dijo Donalds.

El representante Bob Good, republicano por Virginia, miembro del ultraconservador Freedom Caucus, dijo que respaldó al gobernador de Florida, Ron DeSantis, para presidente «porque creo que nos está dando nuestra mejor oportunidad de ganar». Pero dijo que Trump “fue un presidente excepcional; Lo apoyaría nuevamente de todo corazón”, independientemente de una posible condena, y calificó los cargos como un ataque político.

“Apoyaré a quien sea nuestro candidato. Y este es un ataque ridículo y políticamente motivado contra el presidente Trump, que es implacable y ha sido implacable durante los últimos siete u ocho años”, dijo Good.

Las acusaciones no parecen haber afectado el fuerte apoyo de Trump entre la base republicana, según un Quinnipiac Universidad encuesta realizado el día después de la acusación de Trump y publicado el miércoles, que encontró a Trump por delante de DeSantis, su rival más cercano, 53% a 23% entre los votantes republicanos.

El senador Tommy Tuberville, republicano por Alabama, quien viajó a Nueva Jersey el martes para asistir al discurso posterior al juicio político de Trump, respalda su apoyo a Trump en 2024 y minimiza la acusación. “Todo es político. Él entiende eso. No es su primer rodeo”, dijo Tuberville, quien agregó que cenó con Trump el martes.

“Está decepcionado por los cargos”, dijo Tuberville, quien insistió en que Trump estaba siendo atacado “por algo que todos hicieron” en términos de mal manejo de información clasificada.

El representante Tony Gonzales, republicano por Texas, miembro del Caucus bipartidista de solucionadores de problemas, se mostró reacio a criticar a Trump. En cambio, Gonzales, quien trabajó 20 años como criptólogo de la Marina con autorización de alto secreto, dijo que no estaba de acuerdo con la forma en que los miembros del servicio fueron procesados ​​​​por mal manejo de documentos clasificados mientras que varios políticos se quedaron atrás.

“Los puse todos juntos. Agrupo a Trump, Clinton, Biden, Pence, cualquiera que haya manejado mal documentos clasificados”, dijo Gonzales. «Parece que está bien si eres una figura política, pero si eres un estadounidense promedio que protege a nuestra nación, lo que fui durante 20 años, es un conjunto diferente de reglas».

El representante George Santos, RN.Y., que sabe lo que es ser acusado por los fiscales federales, sigue siendo un firme partidario de Trump. Fue acusado el mes pasado de 13 cargos, incluidos fraude electrónico, lavado de dinero y numerosas declaraciones falsas para ganar elecciones al Congreso y enriquecerse. Pero se negó a considerar la especulación sobre si Trump está condenado.

«¿Vamos a hacer una hipérbole ahora?» ¿Podrías, podrías, deberías? Hágame una pregunta con hechos”, dijo Santos en una breve entrevista en el piso de la Cámara. “No sé el futuro. ¿Conoces el futuro? Yo apoyo al presidente».

El senador Mitt Romney, republicano por Utah, quien dijo que Trump «llevó a cabo esos cargos» y es el único senador republicano que votó dos veces para condenar a Trump por juicio político, dijo que sería malo si un partido político importante nombra a un delincuente convicto. para presidente.

“Obviamente eso sería algo alarmante para el mundo. Creo que es mucho más difícil que el expresidente Trump sea reelegido. Ganar la primaria no debería ser difícil para él. Ganar la general sería un gran impulso, dependiendo, por supuesto, de otras circunstancias que puedan surgir”, dijo Romney. “Pero habrá gente en el medio, por así decirlo: republicanos que han votado por Donald Trump en el pasado pero que están demasiado preocupados por conducir como para tener que mirar hacia otro lado y votar por él nuevamente”.