MADISON, Wisconsin. – En el único debate en la carrera seguida de cerca que determinará el control ideológico de la Corte Suprema de Wisconsin, la jueza liberal Janet Protasiewicz criticó a su oponente conservador, Daniel Kelly, como una «amenaza genuina a la democracia» por sus vínculos con un plan para cancelar las elecciones de 2020. elecciones.

«Me postulo contra probablemente uno de los personajes partidistas más extremos en la historia del estado», dijo Protasiewicz sobre Kelly durante el debate del martes.

La carrera por la Corte Suprema de Wisconsin es de gran importancia para liberales y conservadores. Una victoria de Kelly mantendría el control conservador de la corte, mientras que una victoria de Protasiewicz daría como resultado una mayoría liberal, algo que no ha ocurrido en 15 años, y podría determinar el destino de cuestiones como el derecho al aborto en el estado. .

En uno de los muchos ataques que los dos candidatos se lanzaron durante el debate de una hora, Protasiewicz criticó a Kelly por asesorar a los republicanos sobre los esfuerzos legales para anular la carrera presidencial de 2020 utilizando «votantes falsos».

“La verdadera guinda del pastel es este esquema de votantes falsos”, dijo el juez de la corte de circuito del condado de Milwaukee, Protasiewicz.

En una declaración ante el comité de la Cámara que investiga el ataque del 6 de enero de 2021 al Capitolio de los EE. UU., el expresidente del Partido Republicano de Wisconsin, Andrew Hitt, dijo que él y Kelly tenían «conversaciones bastante largas» en el plano, y informó el Milwaukee Journal Sentinel el mes pasado que el Partido Republicano a nivel estatal y nacional pagó a Kelly $120,000 para asesorarlos sobre temas de «integridad electoral».

Kelly respondió a las acusaciones el martes diciendo que Protasiewicz estaba «mintiendo» y negó cualquier participación en el caso. Explicó que Hitt tuvo «conversaciones extensas con sus abogados – plural» con varias personas, no solo con él.

“Su testimonio también fue que tuvo una conversación conmigo, 30 minutos, en la que me preguntó si yo sabía de la lista de votantes suplentes. Le dije que no, porque no lo era, y ese fue el final del asunto”, dijo Kelly, ex jueza de la Corte Suprema estatal que perdió su escaño en las elecciones de 2020 frente a la liberal Jill Karofsky.

Kelly, por su parte, atacó a Protasiewicz por la forma en que transmitió cómo se pondría del lado de los casos de alto perfil que podrían llegar a los tribunales, incluidos los relacionados con el derecho al aborto, las elecciones y los mapas manipulados.

“Ese es el problema que tienes cuando tienes un candidato que solo habla de su política personal”, dijo Kelly. «Ella ya les dijo a cada uno de ustedes cómo abordará esto».

También acusó a Protasiewicz, quien, junto con los grupos externos que la apoyan, incluido el Partido Demócrata de Wisconsin, ha gastado mucho más que Kelly y los grupos externos que lo apoyan, de ser «comprada y pagada por el Partido Demócrata de Wisconsin».

Ambos candidatos pasaron la mayor parte de su tiempo simplemente discutiendo las acusaciones que hicieron en sus anuncios de campaña. La competición ya se ha convertido en la Muy caro carrera de la Corte Suprema estatal en la historia de los Estados Unidos.

«Eso parece un patrón para ti, Janet», dijo Kelly, «simplemente decir mentiras sobre mí». Se refería a los anuncios que la campaña de Protasiewicz publicó en la televisión estatal, llamando a Kelly «corrupto» Y «un extremista que no se preocupa por nosotros.«

Protasiewicz, por otro lado, acusó a Kelly y sus seguidores de tergiversar sus antecedentes penales.

Los anuncios realizados por grupos externos que apoyan a Kelly han acusado Protasiewicz de «[setting] los criminales violentos liberan una y otra vez.

“He condenado a miles de personas y es interesante que un puñado de casos fueron cuidadosamente seleccionados, seleccionados y tergiversados”, dijo Protasiewicz durante el debate.

Sin embargo, el tema del derecho al aborto se mencionó con moderación, un tema cuyo futuro está profundamente ligado al resultado de las elecciones del 4 de abril.

Se espera ampliamente que la Corte Suprema del estado decida el destino de la ley restrictiva del aborto de 1849 a corto plazo.

El tema, sin embargo, solo surgió una vez durante el debate, cuando se le preguntó a cada candidato sobre el apoyo que recibió de los grupos pro y antiaborto. Protasiewicz ha sido respaldado por Planned Parenthood y EMILY’s List, un grupo demócrata que apoya a las mujeres candidatas que promueven el derecho al aborto.

Kelly, quien se abstuvo de decir cómo decidiría en tal caso, fue aprobado por tres grupos que se oponen al derecho al aborto y brindó asesoramiento a otro grupo de Wisconsin que se opone al derecho al aborto.

“Puedo decirles que si mi oponente es elegido, puedo decirles con 100% de certeza, que la prohibición del aborto de 1849 permanecerá en los libros”, dijo Protasiewicz cuando se le preguntó sobre los grupos que la apoyaron.

«No sabes lo que pienso sobre esta prohibición del aborto, no tienes idea», respondió Kelly más tarde.

“Los respaldos que he recibido se deben enteramente a las conversaciones que he tenido con personas y organizaciones, en las que me han preguntado: ‘¿Qué tipo de juez serás? Y les expliqué largamente el papel de un jurista en lugar de hablar de política, eso es todo lo que haces”, agregó.

El debate se produce solo dos semanas antes de que los votantes de Wisconsin se dirijan a las urnas para elegir un nuevo juez, y la supervisión de la corte está en juego.Ambos candidatos se postulan para reemplazar a la jueza mayoritaria Patience Roggensack, conservadora 4-3 de la corte. La votación anticipada en la carrera, cuyo ganador es elegido por un período de 10 años, comenzó el martes y el expresidente Barack Obama tuiteó sobre la carrera como una señal de su importancia para los demócratas.

El debate tuvo lugar en las oficinas del Colegio de Abogados del Estado de Wisconsin y fue copatrocinado por varios medios de comunicación locales. Fue la primera y única vez que los candidatos se encontraron cara a cara desde las primarias de febrero, lo que redujo el campo no partidista de candidatos de cuatro a dos.