CABO SAN LUCAS, México — La policía de una comunidad costera en la península mexicana de Baja California dijo el miércoles que dos estadounidenses fueron encontrados muertos en su habitación de hotel.

La policía dijo que las muertes ocurrieron el martes en la comunidad de El Pescadero. La ciudad está ubicada entre Todos Santos y el balneario de Los Cabos, en el estado de Baja California Sur.

Los funcionarios estadounidenses dijeron que estaban al tanto del caso, pero que no podían comentar al respecto debido a problemas de privacidad. No hubo información inmediata sobre los nombres o lugares de origen de las víctimas.

La policía dijo que los paramédicos recibieron un informe el martes de que los estadounidenses estaban inconscientes en su habitación. Estaban muertos cuando llegó la ayuda. La presunta causa de muerte fue la inhalación de gases.

Ha habido varios casos de muerte en México por intoxicación con monóxido de carbono u otros gases. Estos gases a menudo son producidos por calentadores de agua y estufas mal ventilados o con fugas.

El año pasado, tres ciudadanos estadounidenses fueron encontrados muertos en un departamento alquilado en México, aparentemente víctimas de inhalación de gas.

El Departamento de Policía de la Ciudad de México dijo que los tres hombres fueron encontrados inconscientes el 30 de octubre en un barrio de lujo. Al parecer, habían alquilado el alojamiento para una breve visita. Los exámenes post-mortem sugirieron que los dos hombres y una mujer murieron por envenenamiento con monóxido de carbono.

En México, a menudo se carece de instalaciones adecuadas de tuberías de gas, venteos y dispositivos de monitoreo.

En 2018, una fuga de gas en un calentador de agua provocó la muerte de una pareja estadounidense y sus dos hijos en el balneario de Tulum, al sur de Playa del Carmen.

Una inspección reveló que el calentador de agua en el condominio alquilado tenía una fuga de gas. Los fiscales dijeron que la fuga de gas posiblemente se debió a la falta de mantenimiento o la antigüedad del equipo.

En 2010, la explosión de una tubería de gas mal instalada en un hotel de Playa del Carmen mató a cinco turistas canadienses y dos mexicanos.

En ese caso, los fiscales dijeron que la línea de gas, aparentemente destinada a alimentar una unidad de calefacción de piscina, no se instaló ni mantuvo adecuadamente. Dijeron que la fuga de gas de la línea puede haber sido encendida en una explosión por una chispa de un interruptor de luz o un tomacorriente.