“Hemos visto viejos barcos de pesca como este de Libia antes: tienen unos 30 metros (100 pies) de largo y pueden transportar de 600 a 700 personas cuando están llenos. Pero no son marineros en absoluto. En pocas palabras, son ataúdes flotantes.

Los expertos de la Guardia Costera creen que el barco puede haberse hundido después de quedarse sin combustible o sufrir problemas en el motor, y el movimiento de los pasajeros dentro del barco hizo que se escorara y finalmente volcara.

Una fotografía aérea del barco antes de que se hundiera, publicada por las autoridades griegas, mostraba a la gente amontonada en la cubierta. La mayoría no llevaba chalecos salvavidas.

«Estamos presenciando una de las mayores tragedias del Mediterráneo, y las cifras anunciadas por las autoridades son devastadoras», dijo Gianluca Rocco, jefe de la sección griega de la OIM, la agencia de migración de la ONU.

La OIM ha registrado más de 21.000 muertes y desapariciones en el Mediterráneo central desde 2014.

La Guardia Costera griega dijo que había sido informada por las autoridades italianas de la presencia del arrastrero en aguas internacionales. Dijo que los esfuerzos de sus propios barcos y barcos mercantes para ayudar al barco habían sido rechazados repetidamente, y los que estaban a bordo insistieron en que querían continuar hacia Italia.

Veintinueve de los sobrevivientes en el sur de Grecia siguen hospitalizados, la mayoría con síntomas de hipotermia, mientras que ocho han sido entrevistados por investigadores de la guardia costera. Funcionarios del gobierno dijeron que los sobrevivientes serían trasladados a un refugio para inmigrantes cerca de Atenas más tarde el jueves o el viernes.