A ex empleado de la Agencia de Seguridad Nacional fue sentenciado a dos semanas de prisión por asaltar el Capitolio de los Estados Unidos con asociados descritos por las autoridades como otros simpatizantes de un movimiento nacionalista blanco.

Los fiscales federales habían recomendado 30 días de prisión por Pablo Loveley, que vivía en Halethorpe, Maryland. Lovley, de 24 años, trabajaba como especialista en tecnología de la información para la NSA antes de los disturbios del 6 de enero de 2021, dicen los fiscales.

El portavoz de la NSA, Cameron Potts, remitió las preguntas sobre Lovley y su empleo al Departamento de Justicia, que no especificó en los documentos judiciales la naturaleza de su trabajo para el gobierno.

La jueza de distrito de EE. UU. Colleen Kollar-Kotelly sentenció el martes a Lovley a 14 días tras las rejas, que se cumplirán durante siete fines de semana, así como a tres años de libertad condicional, según un portavoz de la Oficina del Fiscal de Distrito de Columbia.

Lovley se declaró culpable en febrero de marchar, manifestarse o hacer piquetes en un edificio del Capitolio, un delito que conlleva una pena máxima de cárcel de seis meses.

Lovley fue acusado junto con otros cuatro hombres que los fiscales describieron como «miembros» del movimiento nacionalista blanco America First. El líder del movimiento es la personalidad de Internet Nicholas Fuentes, conocido por promover puntos de vista supremacistas blancos y antisemitas en sus transmisiones en vivo. Sus seguidores a menudo se hacen llamar «Groypers» o miembros de un «Ejército Groyper».

«Los Groypers creen que se están defendiendo de los cambios demográficos y culturales que están destruyendo el ‘Estados Unidos real’, una nación blanca y cristiana», escribió el fiscal del Departamento de Justicia, Joseph Huynh, en un expediente judicial. «Los groypers intentan normalizar su ideología alineándose con valores ‘cristianos’ y ‘tradicionales’, como el matrimonio y la familia».

En noviembre, el expresidente Donald Trump fue muy criticado por cenar en su club de Mar-a-Lago con Fuentes y Ye, el rapero antes conocido como Kanye West. Trump dijo que «nunca había conocido y no sabía nada sobre» Fuentes antes de llegar con Ye a su club.

Fuentes, quien estaba afuera del Capitolio el 6 de enero, no está acusado de ingresar al edificio ese día. Fuentes no fue acusado de ningún delito relacionado con los disturbios, pero sí algunos de sus seguidores.

Lovley fue acusado con los coacusados ​​Joseph Brody, Tomas Carey, Jon Lizak Y gabriel chase. Los cinco hombres, todos de poco más de 20 años, se reunieron en la casa de Lovely en Maryland el 5 de enero de 2021. Al día siguiente, viajaron a Washington y asistieron al mitin de Trump «Stop the Steal».

Después de que más alborotadores ingresaran al Capitolio, los cinco hombres ingresaron al edificio a través de las puertas del ala del Senado, se unieron a la multitud para repeler a los oficiales en la cripta y entraron a una sala de conferencias a la oficina de la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, según los fiscales. Brody luego se separó de su grupo y entró a la cámara del Senado mientras Lovley y los demás permanecían afuera, dijeron los fiscales.

Después de salir del Capitolio, Brody levantó una barricada de metal y pareció usarla para obstruir o agredir a un oficial de policía, dicen los fiscales. Antes de salir del Capitolio, el grupo viajó a un área donde los alborotadores destruyeron y saquearon equipos de los medios, dijeron los fiscales.

En una carta al juezLovley dijo que sabía que sus acciones el 6 de enero fueron «increíblemente irresponsables».

«Estoy seguro de que ni siquiera habría aparecido si hubiera sabido que el día se convertiría en lo que fue antes», escribió.

El abogado defensor David Benowitz dijo que Lovley se mudó de California a Maryland para un «trabajo gubernamental» no especificado después de graduarse de la Universidad Estatal de California en San Bernardino. Desde entonces, Lovley se mudó a otro estado por un nuevo trabajo, según su abogado.

“Queda claro que el señor Lovley es un hombre de grandes valores y gran promesa que reconoce que tomó la peor decisión de su vida el 6 de enero de 2021”, Benowitz escribió en una presentación judicial.

Carey, de Pittsburgh, Lizak de Huntington, Nueva York, y Chase de Gainesville, Florida, se declararon culpables del mismo delito menor que Lovley. El martes pasado, Kollar-Kotelly sentenció a Carey a tres años de libertad condicional, incluidos 14 días de cárcel. Se espera que Chase sea sentenciado en julio. Una audiencia de sentencia para Lizak está programada para octubre.

Los cargos contra Brody, de Springfield, Virginia, no se han resuelto.

Más de 530 personas han sido condenadas por delitos relacionados con el 6 de eneroincluidos al menos otros tres acusados ​​​​de disturbios en el Capitolio descritos como partidarios del movimiento America First.

En octubre de 2022, un ex alumno de UCLA Christian Secorde Costa Mesa, California, fue sentenciado a tres años y seis meses de prisión por irrumpir en el Capitolio mientras ondeaba una bandera con el emblema America First.

brandon cavanaughquien también llevó una bandera de America First en el Capitolio, fue sentenciado en abril a 14 días tras las rejas.

Riley June Williams, quien invadió la oficina de Pelosi con otros alborotadores. fue condenado en marzo a tres años de prisión. Los fiscales dijeron que Williams se «obsesionó» con Fuentes y se consideraba miembro de su «Ejército Groyper».

Los jueces sentenciaron a más de 300 acusados ​​de Capitol Riot que se declararon culpables del mismo cargo de delito menor que Lovley y tres de sus socios de America First. Poco menos de la mitad de ellos fueron sentenciados a prisión, según una revisión de los registros judiciales realizada por The Associated Press.