Las condiciones frías e inundadas de las turberas del norte de Europa crean entornos muy ácidos y con poco oxígeno que son ideales para la conservación.

Esta química única ha permitido que los artefactos perduren durante siglos, con arqueólogos desenterrando de todo, desde mantequilla de 3000 años hasta los restos de un hombre de 4000 años en una bolsa para cadáveres con la piel intacta.

Si bien el suelo escocés en sí mismo no es propicio para la supervivencia del tejido, su entierro bajo la turba, que se forma cuando la materia vegetal se carboniza parcialmente, significó que «no estuvo expuesto al aire y, por lo tanto, se conservó», Peter MacDonald, jefe de investigación y colecciones en La Scottish Tartans Authority, dijo en un comunicado.

“El proceso de prueba tomó casi seis meses, pero el esfuerzo valió la pena y estamos encantados con los resultados”. dijo MacDonald.

El análisis, realizado por científicos de los Museos Nacionales Escoceses, indicó la presencia de cuatro colores: verde, marrón y posiblemente rojo y amarillo.

«El tartán tiene múltiples colores con múltiples rayas de diferentes tamaños, por lo que es lo que la gente consideraría un verdadero tartán», dijo MacDonald.

Los patrones a cuadros se diseñan y tejen tradicionalmente en Escocia y los clanes y familias escoceses los han utilizado durante siglos como seña de identidad.

«La presencia potencial del rojo, un color que los gaélicos veían como un símbolo de estatus, es interesante debido a la naturaleza más rústica de la tela», dijo, refiriéndose al grupo étnico de habla gaélica en Escocia, Irlanda y la Isla de Hombre.

«Esta pieza no es algo que asociarías con un rey o alguien de alto estatus; es más probable que sea ropa de trabajo para exteriores», agregó.

El uso de colores pastel índigo o verde y la ausencia de tintes sintéticos indican que se hizo antes de la década de 1750, dijo el museo en un comunicado. Pruebas posteriores de radiocarbono identificaron el período más probable entre 1500 y 1600 d.C.

Las adaptaciones modernas de estilos tipo tartán, comúnmente conocidos como cuadros escoceses, se han convertido en una opción de moda popular para muchos.

«Poder exhibir el tartán de Glen Affric es muy importante para comprender las tradiciones textiles de las que se deriva el tartán moderno, y estoy seguro de que los visitantes disfrutarán viéndolo en exhibición pública por primera vez». James Wylie, curador de V&A Dundee, en un comunicado.