Para la filmación de la próxima película de «Barbie», el equipo de producción no pudo obtener suficiente rosa e incluso provocó una escasez mundial, dice la escenógrafa Sarah Greenwood.