Daniel Cataño regresó este miércoles a Ibagué, luego del episodio que sufrió con agresión mutua con el hincha Alejandro Montenegro, el pasado 12 de febrero y que obligó al aplazamiento del partido Tolima ante Millonarios, que terminó perdiendo 1-1.

Cataño vivió una noche llena de emociones. Primero, respaldado por jugadores de ambos equipos para enviar un mensaje de paz tras las agresiones de las que fue protagonista.

Luego, fue clave en el empate de Millonarios, al gestar la jugada del autogol que le dio la ventaja al equipo embajador. Su desempeño, en general, fue sobresaliente.

Daniel Cataño junto al funcionario de la Alcaldía.

Sin embargo, la noche terminó con amargura cuando recibió en el camerino del estadio Manuel Murillo Toro de Ibagué lo visitó desde las autoridades locales que lo estaban esperando para abordarlo.

Cataño fue notificado de que tiene una cita pendiente ante la Alcaldía por el caso de agresión al aficionado.

El Secretario de Gobierno municipal, acompañado de policías de civil, le informó de manera personal al jugador el proceso que tiene abierto y que será notificado para que asista a presentar descargos junto a su abogado.

¿Qué viene ahora?

Expulsión de Daniel Cataño

Según supo EL TIEMPO, Cataño deberá presentarse a rendir descargos sobre lo sucedido el próximo 21 de abril.

Desde Millonarios será evaluado con los abogados el paso a seguir en esta situación qu’afecta al futbolista, que por ahora está concentrado en la participación del equipo en La Liga y desde la próxima semana en la Copa Sudamericana.

En el club y para el propio jugador hubo incomodidad por la manera como el jugador fue abordado, con presencia policial incluso. «Como si fuera delincuente, lo interrogaban y lo grababan», dijo una fuente presentada en el camerino.

A las personas que acompañaban a Cataño les pidieron que se retiraran si no eran los apoderados.

(Lea además: Millonarios dejó escapar la victoria: Tolima insistió y salvó un empate)

El funcionario le indicó a Cataño que iba a recibir su notificación en un correo electrónico y que debía presentarse con su abogado para rendir descargos tras lo sucedido.

Fondo

El director de Justicia de Ibagué, Aurelio Reyes, confirmó el paso del 17 de febrero que el juez quiso presentar un dictamen de los cargos del proceso administrativo sancionatorio que se le adelanta por agredir al aficionado. Cataño debía presentarse ante la Inspección Octava Municipal, ubicada en la Casa de Justicia de Ibagué.

Sin embargo, Cataño no asistió en esa ocasión pues, según dijeron desde el club azul, nunca fue notificado oficialmente. Ni siquiera recibió un correo electrónico.

«Se dispuso la citación del jugador de fútbol Daniel Cataño para que rinda sus descargos dentro del trámite administrativo sancionatorio y de sus argumentos del por que agredió, ya que el decreto 079 del 2012 no hace distinción entre jugadores e hinchas sino cualquier persona y esa es la valoración que hace la autoridad para citar a descargos”, dijo en febrero el funcionario en declaraciones reproducidas por medios locales en Ibagué.

El jugador de Millonarios, que ya pagó una sanción de 3 fechas impuestas por el Comité Disciplinario de la Dimayor, está expuesto a una multa, no solo por el incidente sino por su inasistencia a la primera citación.

En este momento, la función indicó que no presentar se a la citación, y sin justa causa, el jugador expuso una multa económica entre los 20 y los 100 salarios mínimos legales vigentes.

Milton Restrepo, secretario de gobierno municipal, indicó tras lo sucedido el 12 de febrero que de acuerdo al artículo al 15 de la Ley 1445 de 2011, las dos personas fueron citadas y escuchadas.

Según Restrepo, Cataño podría cancelar una multa entre 20 y 100 salarios mínimos mensuales por las acciones de «incitación a la agresión física o verbal, o daños a la infraestructura deportiva, pública, residencial o comercial con motivo de entretenimiento deportivo».

PABLO ROMER
redactora de EL TIEMPO

Más notificaciones de deportados