Perdidos y solos, cuatro niños lograron sobrevivir 40 días en la selva amazónica antes de ser rescatados.

Los cuatro niños, Lesly, 13, Soleiny, 9, Tien Noriel, 4 y Cristin, 1, fueron encontrados delgados pero vivos el viernes después de una operación de rescate que atravesó más de 1,600 millas de bosque denso.

Las fuerzas especiales colombianas los transportaron por aire a la capital, Bogotá, provocando escenas de júbilo en todo el país y ocupando titulares en todo el mundo.

Pero el rescate, cuyo nombre en código es Operación Esperanza, plantea muchas preguntas.

El general Pedro Sánchez, quien dirigió la operación de búsqueda, dijo el lunes al programa «TODAY» de NBC que la supervivencia infantil se redujo a tres factores.

“En primer lugar, el deseo de mantener su vida. El segundo son los indígenas, entonces son inmunes a tantos peligros en la selva”, dijo. “Y el tercero, conocen la selva”.

Así es como cuatro niños no acompañados sobrevivieron durante tanto tiempo en condiciones que serían un gran desafío para la mayoría de los adultos.

Los cuatro niños fueron descubiertos el viernes en la selva de Solano. Oficina de Prensa de las Fuerzas Armadas de Colombia / vía AP

Sobrevivir al accidente

Los niños viajaban con su madre desde el pueblo amazónico de Araracuara hasta el pueblo de San José del Guaviare cuando el avión monomotor Cessna se estrelló la madrugada del 1 de mayo y se estrelló contra una densa maleza.

Los equipos de rescate encontraron los cuerpos de los tres adultos a bordo cuando se descubrió el lugar del accidente 16 días después, pero no los de los niños.

En cambio, los rescatistas encontraron un biberón, un pequeño par de zapatos desechados y huellas que se alejaban de los restos.

El abuelo materno de los niños, Narciso Mucutuy, dijo en un video difundido el lunes por el Ministerio de Defensa de Colombia que el hermano mayor, Lesly, sacó al menor, Cristin, de los escombros después de verle el pie.

Manuel Ranoque, padre de los dos menores, dijo en conferencia de prensa el domingo que Lesly, de 13 años, le dijo que su madre estaba viva durante unos cuatro días después del accidente y les dijo a los niños que se fueran y se cuidaran.

Agregó que los niños contarán su propia historia cuando estén listos.

Colombia Niños encontrados vivos en accidente aéreo
Manuel Ranoque, padre de los dos menores, en Bogotá el domingo.Raúl Arboleda / AFP – Getty Images

Conocimiento indígena

Los rescatistas que buscaban entre los restos también encontraron restos de fruta y fariña -un tipo de harina de mandioca que es un alimento básico en la región amazónica- que estaban en el avión.

Cuando se acabaron la fruta y la yuca, los niños se comieron las semillas, dijo la familia.

Los niños son miembros del grupo indígena Huitoto y desde muy pequeños fueron introducidos a las tradiciones de la selva. Todos los involucrados en el caso están de acuerdo: esto es lo que finalmente los salvó.

«Encontrar suficientes alimentos de alta calidad, construir refugios y permanecer a salvo durante 40 días y noches en una región remota de la Amazonía colombiana sería un desafío para la mayoría de los adultos occidentales… sin mencionar tres niños menos. Un niño de 12 años que lleva un 11- bebé de un mes”, dijo Carlos Peres de la Universidad de East Anglia en Inglaterra, un experto en biodiversidad amazónica que creció en la ciudad amazónica de Belém en Brasil.

«Hace unos 100 años, este cuerpo de conocimiento era muy sólido, pero no había aviones que pudieras estrellar en la jungla; dentro de 100 años puede haber aviones aún más eficientes, pero quedará muy poco de ese conocimiento», agregó.

Sánchez, quien dirigió la operación de búsqueda, estuvo de acuerdo. Los antecedentes de los niños significaron que sabían “cómo sobrevivir en la selva, cómo comer, cómo beber, mantenerse frente a la selva hostil y cómo protegerse de la lluvia, porque 16 horas al día solo hay lluvia”, declaró. .

Los niños tuvieron suerte por su parte: los frutos fueron abundantes, dijo un funcionario a los periodistas, porque “la selva estaba en cosecha”.

¿Cómo fueron encontrados?

Una operación de rescate masiva que se apoderó del país logró encontrar a los niños, pero solo después de que el presidente Gustavo Petro fuera criticado cuando anunció falsamente en Twitter el mes pasado que habían sido encontrados.

El ejército colombiano y los rastreadores indígenas, dos grupos que no siempre se llevan bien, acordaron trabajar juntos de manera crucial.

Unos 150 soldados y perros volaron al área para formar equipo con decenas de voluntarios indígenas.

«El trabajo entre las fuerzas armadas y las comunidades indígenas -que obviamente conocen la selva mejor que nosotros- este trabajo ha sido exitoso», dijo Petro el sábado.

Los soldados arrojaron cajas de comida a la jungla desde helicópteros, con la esperanza de que ayudaran a mantener a los niños. Los aviones que sobrevolaban el área lanzaron bengalas para ayudar a los equipos de búsqueda en tierra durante la noche, y los rescatistas usaron altavoces que reproducían un mensaje grabado de la abuela de los niños diciéndoles que se quedaran en un lugar.

Los niños finalmente fueron descubiertos a unas 3 millas del lugar del accidente en un pequeño claro en la provincia colombiana de Caquetá, según Sánchez.

Los rescatistas se acercaron a unos 70 a 170 pies de los niños dos veces durante la búsqueda.

«Los mineros ya estaban muy débiles», dijo Sánchez. «Y seguramente su fuerza solo era suficiente para respirar o alcanzar una pequeña fruta para comer o beber una gota de agua en la jungla».

La selva era tan densa que el helicóptero de rescate no tenía dónde aterrizar y tuvo que sacar a los niños con una cuerda, uno por uno.

Todavía está en curso la búsqueda de un perro de las fuerzas especiales desaparecido, un pastor belga llamado Wilson, que encontró a los niños pero se separó del grupo de búsqueda principal. El abuelo de los niños dijo que el perro les hizo compañía y «se convirtió en su fiel amigo» antes de desaparecer en el bosque.

Accidente aéreo de niños en Colombia Perro Wilson
Wilson, el pastor belga que participó en la operación de rescate.AFP-Getty Images

¿Cómo están ahora?

Teniendo en cuenta la terrible experiencia de los niños, están en muy buenas condiciones.

Astrid Cáceres, directora general del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar, dijo a los periodistas: “Hablan poco y son débiles…. no hablan tanto como a uno le gustaría. Así que démosles tiempo.