El sorprendente Boyacá Chicó, único puntero de la Liga, con 20 unidades y un juego pendiente, estará este viernes en Bogotá, para enfrentar a Santa Fe (20:10, con señal de Win+).

En un medio que muchos equipos hacen enormes inversiones, el líder es un equipo con presupuesto no muy alto, muy controlado y con una base que, en silencio, está a punto de completar dos años y medio de trabajo y que ahora empieza a dar frutos .

«Estamos muy contentos con el rendimiento del equipo, pero nos mantenemos con los pies sobre la tierra», dijo el técnico del Boyacá Chicó, el mexicano Mario García, que hizo parte del equipo qu’ganó la única estrella de los ajedrezados, en el primer semestre de 2008, con Alberto Gamero como DT y con un nombre con una inversión mucho más grande que la actual.

Boyacá Chicó: dos años con, prácticamente, la misma titular

La formación del equipo no tiene figuras rimbombantes, pero se recita casi de memoria, no de ahora, sino desde 2021, cuando comenzó un trabajo para tratar de evitar el descenso. No lo mejoraron, se fue a la B a mediados de ese año, se quedó a la puerta del regreso en el segundo semestre y en 2022 dominó el torneo de ascenso para volver mucho más sólido.

Roger Caicedo; Delvin Alfonso, Elkin Mosquera, Henry Plazas, Eduar Banguero; Sebastián Tamara, Sebastián Lozano, Kevin Londoño; Romir Balanta, Jacobo Pimentel y Wilmar Cruz. Difícil encontrar un equipo con el mismo plantel titular desde hace dos años. Ha tenido retoques, como el arquero, el lateral izquierdo o la punta, con la llegada este año de Michael Nike Gómez. Pero hay una enorme continuidad.

“Con el buen trabajo de la parte física, Dios nos ha bendecido y el grupo poco se lesiona. Juegan miércoles-domingo la misma base, el grupo se ha podido mantener y en la parte mental es un grupo muy fuerte, son seres humanos extraordinarios, humildes, prestos para trabajar y dar lo mejor. Se trabaja en un ambiente espectacular y eso se ve reflejado en la cancha”, Se lo explicó a EL TIEMPO Darío ‘Chusco’ Sierra, quien llegó como refuerzo este semestre al cuerpo técnico, encabezado por García y con John Jaime Gómez haciendo parte de este desde hace varios años.

Boyacá Chicó es un equipo práctico que ha trabajado bien durante muchos años, como las jugadas de pelota quieta: Henry Plazas, zaguero central colombiano de 30 años, ha trabajado junto como un gran cobrador de tiros libres: ya lleva cuatro.

El ojo de Eduardo Pimentel, el dueño del club, ha permitido armar un equipo sólido con poco presupuesto, que cada vez se aleja más del descenso y tiene como objectivo la entrada a los cuadrangulares. La falta jugar contra los grandes, y el partido contra Santa Fe será una prueba de fuego.

José Orlando Ascencio
Subdirector de Deportes
@josasc

Más notificaciones de Deportes