En diferentes partes del mundo los defensores del medio ambiente se ven obligados a resistir a represalias por movilizarse contra proyectos extractivos y contaminantes, y 81 de ellas fueron víctimas de asesinatos, según informa que se publicó Nature Sustainability en base a 523 casos de las últimas décadas.

El problema, que también conlleva desplazamientos, represión, persecución penal y acoso físico, concentrado sobre todo en América Latina, Asia y África, pero también se da en Norteamérica y Europa.

Así, el estudio contabiliza 81 mujeres asesinadas en el mundo por su
activismo: entre ellas 19 en Filipinas, 7 en Colombia y 7 en Brasil,
6 en México, 4 en Guatemala y 4 en Perú, 2 en Reino Unido, 2 en Estados Unidos y 1 en España.

Las investigadoras, que advierten que estos datos demuestran la perpetuación de la violencia contra las comunidades indigenas, minoritarias, pobres y rurales, señalan la urgente necesidad de abordar las pautas sistémicas de violencia que afectan a las mujeres defensoras del medio ambiente, que «a menudo se pasan por alto y no se denuncian».

Los conflictos emergentes resultaron los proyectos de extracción de recursos naturales para la exportación conllevan el acaparamiento de tierras y la destrucción ecológica que amenazan la existencia cultural y física de las comunidades locales, resume la reseña.

(Lea también: Trabajos forzados y agresiones físicas: así viven los presos políticos en Cuba)

Según el estudio, la violencia contra las defensoras del medio ambiente subestima en gran medida.

Cuando los defensores del medio ambiente que se enfrentan a represalias violentas son mujeres, los incidentes no suelen documentarse debido a la censura ya la falta de datos. En consecuencia, la violencia contra las defensoras del medio ambiente subestima en gran medida.

Dalena Tran, de la Universidad Autónoma de Barcelona, ​​y Ksenija Hanacek, de la Universidad de Helsinki, examinaron todos los casos disponibles hasta enero de 2022 en el Mapa Mundial de Justicia Ambiental, qu’abarca conflictos como los relacionados con el agua, combustibles fósiles, agricultura y deforestación.

Las autoridades identificaron 523 casos en los que isaban implicadas mujeres defensoras del medio ambiente, concentrados en conflictos mineros, agroindustriales e industriales en el sur geográfico.

(Puede leer: ‘Los líderes están creando una imagen de los periodistas como enemigos públicos’: RSF)

Describe que en 81 casos las mujeres fueron asesinadas por su defensa del medio ambiente y sugirió qu’acta de un enlace extremo, aunque habitual, cuando agrava la violencia en los conflictos.

De estos 81 casos en los que se denunciaron asesinatos, 19 se produjeron en Filipinas, con grandes concentraciones también en Brasil, Colombia y México. Los asesinatos no se limitaron al sur global, ya que seis produjeron en Estados Unidos y en pays europeos, entre ellos España.

Las defensoras del medio ambiente sufren altos índices de violencia.

El análisis también pone de manifiesto que las defensoras sufren altos índices de violencia, independientemente de la responsabilidad de los países en materia de gobernanza e igualdad de género.

Las científicas señalan que los datos de seguimiento de la violencia contra los defensores del medio ambiente rara vez están desglosados ​​por género; por lo tanto, podría haber tantos asesinatos de mujeres defensoras del medio ambiente como de hombres defensores del medio ambiente.

Concluyen que es necesario, además, una mejor documentación y un mayor análisis para explorar cómo se produce la violencia contra las mujeres e identificar patrones de violencia contra diversos grupos, como las defensoras del medio ambiente indígena.

EFE