Un estudiante que estaba bajo un «acuerdo» para ser registrado diariamente le disparó a dos miembros del personal en una escuela secundaria de Denver el miércoles por la mañana temprano y sigue prófugo, dijeron las autoridades.

El jefe de policía de Denver, Ron Thomas, dijo que llamaron a la policía alrededor de las 9:50 a.m. hora local y encontraron a los administradores heridos de East High School.

«Durante esta búsqueda, obviamente se recuperó un arma», dijo. «Se recuperó un arma de fuego y se realizaron múltiples disparos».

El estudiante es menor de edad y no ha sido identificado por la policía.

Escuela Secundaria del Este en Denver.mapas de Google

El estudiante estaba bajo un «plan de seguridad» que requería una búsqueda, dijo Thomas a los periodistas. Huyó de la escuela, pero se está realizando una búsqueda para encontrarlo.

El arma no fue recuperada en la escuela.

La policía no dijo cuánto tiempo había estado el estudiante bajo el plan de seguridad, pero nunca se le había encontrado con un arma antes del incidente del miércoles por la mañana. Como parte de este plan, lo registraban todas las mañanas en la oficina de la escuela, lejos de los estudiantes y demás personal.

Los funcionarios de Denver no dijeron por qué el estudiante estaba bajo el plan de seguridad, citando las leyes federales de privacidad de los estudiantes.

El alcalde Michael Hancock dijo que uno de los miembros del personal estaba estable y el otro había sido operado. El distrito escolar confirmó que los dos adultos involucrados en el tiroteo eran miembros de la facultad.

Las Escuelas Públicas de Denver dijeron a los padres que los estudiantes estaban encerrados en sus aulas del tercer período. La escuela comenzará una liberación controlada una vez que la policía de Denver permita que los estudiantes regresen a casa.

East High School perdió recientemente a un estudiante, Luis García, luego de que le dispararan fatalmente el 13 de febrero mientras estaba sentado en un automóvil cerca del campus, informó KUSA, afiliada de NBC. La muerte de García, un jugador de fútbol de la escuela, provocó una campaña dirigida por estudiantes para reformar la seguridad de las armas.

Los estudiantes se declararon en huelga el 3 de marzo y marcharon al Capitolio estatal para exigir una acción legislativa, según KUSA.